A 50 años del tratado de Tlatelolco

13 febrero, 2017 • Latinoamérica, Opinión, Portada • Vistas: 4748

OPANAL

 Elizabeth Lemus Avilés

Febrero 2017

Cerramos 2016 con sucesos que colmaron de inseguridades a la comunidad internacional. En 2017, apenas hemos pasado el primer mes del año y ya nos ha llenado de sorpresas e incertidumbres. Sin lugar a dudas, será un año para recordar. El tema de la crisis migratoria, el terrorismo y los discursos xenofóbicos y racistas son temas que están a la orden del día. Sin embargo, de entre todo lo malo que escuchamos día con día en el noticiero, hay un tema que crea esperanza en la comunidad internacional y en la humanidad en su conjunto: en 2017 finalmente se negociará un instrumento internacional jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares.

Increíblemente, hemos llegado al siglo XXI sin un instrumento internacional donde se establezca que el uso, o la amenaza de uso, de esta arma de destrucción masiva van en contra del Derecho internacional. En 2017, el avance en materia de paz y seguridad internacionales es inminente.

Coincidentemente, en 2017 hay un motivo más de celebración, un motivo para que las comunidades latinoamericanas y caribeñas se vistan de manteles largos. El Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (también conocido como el tratado de Tlatelolco) conmemora su jubileo de oro el 14 de febrero de 2017, justo un mes antes de que empiecen las negociaciones internacionales del instrumento que habrá de prohibir las armas nucleares a nivel mundial.

En el marco de la XXV Sesión de la Conferencia General, auspiciada por el Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL), la región tendrá la oportunidad de reiterar una vez más su liderazgo en materia de desarme y no proliferación nuclear. Lo anterior, por medio de una declaración ministerial que promete estar a la altura de lo que representa el tratado de Tlatelolco para la región y el mundo entero. Adicionalmente, el 13 de febrero de 2017 tendrá lugar un seminario internacional de alto nivel que buscará fomentar el debate en Latinoamérica y el Caribe en torno a los temas de desarme y la no proliferación de las armas nucleares.

Sin lugar a dudas, en 2017 tenemos que celebrar. Hay que regocijarse de que Latinoamérica y el Caribe ha estado libre de armas nucleares durante 50 años y que, por medio del OPANAL, la región ha reiterado a la comunidad internacional su posición conjunta e inequívoca en favor del desarme nuclear total y absoluto.

ELIZABETH LEMUS AVILÉS es licenciada en Derecho por la Universidad de Guanajuato. Además, es Oficial de Programas en el Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL). Las opiniones expresadas en este artículo son las de la autora y no reflejan necesariamente la posición del OPANAL.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…