Arena electoral estadounidense

21 abril, 2016 • Artículos, Norteamérica, Portada • Vistas: 1703

 

REUTERS/Brian Snyder

REUTERS/Brian Snyder

avatarDefault Almendra Ortiz de Zárate Béjar

Abril 2016

Marzo de 2016 se caracterizó por el dinamismo electoral en Estados Unidos, así como por las constantes y crecientes preocupaciones que se encierran alrededor de una controversial y muy posible candidatura para la presidencia. Durante el transcurso de un mes se fortaleció la presencia de Donald Trump entre los votantes, se retiró de la contienda el senador de Florida Marco Rubio y se percibió una oportunidad para que Bernie Sanders alcanzara a su contraparte Hilary Clinton en la contienda por la candidatura del Partido Demócrata.

Sin embargo, la espera aún es larga.  Marzo comenzó con el nombrado “supermartes” y, aunque ese día se votó por el mayor número de delegados tanto para republicanos como para demócratas, la elección por los candidatos definitivos se dará hasta el mes de julio, seguida de las elecciones presidenciales el próximo 8 de noviembre de 2016. Sin embargo, los votos que se han definido desde marzo nos permiten identificar algunos elementos clave sobre el futuro político de Estados Unidos por tratarse del momento en el que la mayoría de los electores eligen de forma simultánea a sus representantes.

Los resultados del primer día de marzo de 2016 permitieron observar la dinámica de los votantes estadounidenses, así como de las minorías que resultan  fundamentales en tiempos electorales. El Partido Republicano obtuvo una notoria desventaja sobre los demócratas, con votos ampliamente divididos. No obstante, dentro del partido, la victoria fue decisiva para Donald Trump, quien obtuvo 319 delegados frente a los 226 y 110 de Ted Cruz y de Marco Rubio, respectivamente. Por otro lado, Hillary Clinton del Partido Demócrata arrasó las primarias con 600 delegados frente a los 346 obtenidos por Bernie Sanders el mismo día.

Durante las elecciones primarias se mostró la preferencia de los republicanos por Trump en Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Virginia y Vermont, en donde el magnate obtuvo entre el 32% y el 49% del apoyo de los votantes. Por su parte, Cruz y Rubio solo lograron el apoyo de la mayoría en Texas y Oklahoma, para el primero, y Minnesota, para el segundo. De manera notoria se reveló la preferencia hacia Clinton en 7 estados: la candidata favorita de los demócratas venció en Alabama, Arkansas, Georgia, Tennessee, Texas, Virginia y Massachusetts con porcentajes que oscilaron entre el 51% y el 78% de los votos. Además, Clinton se vio favorecida con el 67% del voto hispano, esencial para los candidatos estadounidenses. Por su parte, Sanders obtuvo la mayoría en Colorado, Minnesota, Oklahoma y Vermont, un resultado mejor que el esperado para el demócrata autodenominado socialista de 74 años de edad que ha destacado por su popularidad entre la población joven.

Otro momento importante para las elecciones se vivió el 15 de marzo, pues significó la asignación de 631 delegados para los demócratas y de 326 para los republicanos. Además, se reconoce como el momento en el que “el que gana, gana todo”, es decir, en estas elecciones no existe una asignación proporcional de los delegados, sino que quien resulta vencedor obtiene a todos los delegados en los estados de Carolina del Norte, Florida, Illinois, Missouri y Ohio. En este entorno, la victoria fue para Clinton con el 64.4% de los votos demócratas y para Trump con el 45.7% de los votos republicanos. El resultado motivó a Marco Rubio a renunciar a su candidatura, dejando como alternativas a Donald Trump, a Ted Cruz y a John Kasich como precandidatos para la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano. En las primarias del 15 de marzo, Trump claramente afianzó su candidatura por encima de sus contrincantes.

Las siguientes fechas relevantes en el mes fueron el 22 y el 26 de marzo. En primer lugar, se votó en Arizona, Idaho y Utah. En Arizona, Clinton arrasó con el 61% de los votos sobre Bernie Sanders, quien sólo obtuvo el 37%. Sin embargo, la victoria fue para Sanders en las elecciones de Idaho y Utah. Por parte de los republicanos, Trump se impuso en Arizona con el 46%, dejando una amplia brecha con respecto a los votos adquiridos por Ted Cruz, el precandidato más cercano, quien logró obtener el 22% del total. Pese a esta adversidad, el resultado fue más favorable para Cruz en los otros dos estados. Además, la contienda más reciente arrojó resultados sorpresivos para los demócratas en Alaska, Hawaii y Washington, en donde Sanders logró alcanzar el mayor número de votos en las asambleas partidarias de manera decisiva.

REUTERS/Darren Ornitz

REUTERS/Darren Ornitz

Hasta ahora, Trump ha recibido la mayoría de los votos republicanos y la brecha aún es amplia con referencia a Cruz, quien ha logrado amasar un poco más de la mitad de los delegados que tiene su rival. Para el partido demócrata, Hilary Clinton todavía mantiene la delantera sobre Sanders, a pesar de las derrotas obtenidas en las recientes asambleas partidarias. Sin embargo, Clinton no debe confiarse porque, pese a que  difícilmente el resultado será distinto al esperado, aún queda una larga carrera, así como un número importante de delegados por asignar entre los dos contendientes.

¿Qué esperar los próximos meses?

Aunque desde el supermartes del 1 de marzo pareció definirse que la contienda de los próximos meses será entre Trump y Clinton, los resultados más recientes reflejan una improbable pero nueva oportunidad para Sanders. Asimismo, se advierten claras dificultades para el Partido Republicano, pues su controvertido precandidato —que parece tener una posición sólida— se aleja cada vez más de los grupos minoritarios y se encierra profundamente en un discurso xenófobo con miras a desintegrar la estructura social que caracteriza a Estados Unidos: un país conformado por migrantes y con una gran diversidad cultural.

Desde que inició su campaña, Donald Trump destacó por sus polémicos discursos antiinmigrantes, antimexicanos y con una idea de política exterior que incomoda no sólo a Mexico, sino también a países de Asia, Europa, Latinoamérica y el Medio Oriente. Entonces, ¿por qué es un candidato tan popular en las primarias? De acuerdo con Noam Chomsky, esto se explica por el tipo de campaña que ha seguido en los últimos meses, dirigida a la población blanca con poca educación y bajos recursos económicos, así como limitados beneficios sociales por parte del gobierno de su país. Estas características hacen que las propuestas de Trump se perciban como atractivas para dar fin a los principales problemas que, según ellos, se agravan con la presencia de los inmigrantes. El reconocido académico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) sostiene que el desempleo y la pobreza entre las clases trabajadoras han llevado a la desesperanza, a la frustración y al enojo de los sectores más afectados. Todo esto explica que las propuestas del candidato republicano parezcan un bálsamo capaz de sanar las heridas más profundas que distinguen al ciudadano estadounidense blanco, poco educado y de clase media que defiende con tanto ahínco la postura de Trump.

A pesar de los recientes triunfos que ahora distinguen al peculiar magnate entre los republicanos, cada vez es más evidente el descontento y la falta de apoyo entre los integrantes del mismo partido. Pese a que la victoria ha sido contundente en distintas asambleas partidarias, una importante porción de la población estadounidense, así como reconocidos medios de comunicación, se han pronunciado vigorosamente en contra de del candidato. Incluso The Economist calificó al precandidato como uno de los 10 mayores riesgos para el mundo, en caso de que llegue a vencer.

REUTERS/Rick Wilking

REUTERS/Rick Wilking

Asimismo, el republicano Mitt Romney se manifestó recientemente frente a Trump, invitando a sus pares a frenar a un personaje capaz de desestabilizar a la nación y cuya representación como candidato de los republicanos únicamente impulsará a Clinton a ocupar la Casa Blanca. De manera paulatina ha ido creciendo la lista de gobernadores y senadores del mismo partido que aseguran que no apoyarán a Trump en noviembre. Esto significa que, en la medida en que se mantenga la escisión interna del Partido Republicano, Clinton se perfila con mayor fuerza para ocupar la silla presidencial al finalizar el mandato de Barack Obama. De hecho, hasta ahora las encuestas aseguran que la candidata por el partido demócrata obtendría un mayor número de votos que Trump en caso de que ambos quedaran como los candidatos de sus respectivos partidos.

Todavía falta tiempo para conocer los resultados finales. No obstante, este breve recorrido muestra el comportamiento de los electores estadounidenses en el último mes. Resulta realmente sorprendente observar el paulatino ascenso de Trump sobre sus contendientes, ya que el discurso que promueve refleja los intereses y valores de un alto porcentaje de la población estadounidense que comparte la visión radical que el precandidato del Partido Republicano no ha buscado ocultar. Independientemente de la victoria final que se alcance en el próximo mes de noviembre, resarcir el daño social y restablecer la cohesión social entre la población estadounidense, que cada día se muestra más dividida entre un discurso xenófobo y un pensamiento moderado, será una tarea difícil para los años venideros.

ALMENDRA ORTIZ DE ZÁRATE BÉJAR es licenciada en Relaciones Internacionales y Maestra en Administración Pública por la Universidad Anáhuac. Es titular de la Cátedra A.G. Leventis-Anáhuac en Estudios en Chipre, investigadora del Centro Anáhuac de Investigación en Relaciones Internacionales y columnista del Foro Internacional Anáhuac del periódico Excélsior. Sus principales líneas de investigación incluyen estudios sobre Chipre, teoría de Relaciones Internacionales y América del Norte.

Tags:, , ,

3 Responses to Arena electoral estadounidense

  1. Excelente articulo… Gracias por la publicación!

  2. Carlos dice:

    Efectivamente en cada elección se va mostrando el avance de Trump, ojalá que sí represente una victoria para Hilary y que no nos sorprenda una presidencia marcada por el rechazo y la xenofobia.

  3. Edith Armas dice:

    Excelente artículo, muestra los hechos y las tendencias de forma clara y objetiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…