Scholars, Policy Makers, and International Affairs

1 octubre, 2014 • Asuntos globales, Reseñas • Vistas: 1764

avatarDefault Rodrigo Inurrieta

.

Scholars, Policy Makers, and International Affairs, Abraham F. Lowenthal y Mariano Bertucci (eds.), Baltimore, Johns Hopkins University Press, 2014, 306 pp., US$30.00.

xEn lo que respecta a las ciencias sociales, el mundo académico y la práctica profesional se encuentran muy alejados entre sí. Pareciera que a veces el estudio y la práctica en este campo no tienen nada que ver e incluso que son diametralmente opuestos. Por ejemplo, el contenido de los cursos de ciencia política se concentra en aspectos teóricos muy abstractos y específicos, mientras que la puesta en marcha de políticas públicas o la toma de decisiones a nivel ejecutivo y legislativo son prácticas y concretas. Así, el político descubre que su bagaje académico resulta poco útil para enfrentar los retos de su quehacer profesional.

En Scholars, Policy Makers and International Affairs, diversos académicos que han realizado incursiones en el mundo de la política exploran los orígenes y consecuencias del profundo abismo que separa a la universidad de la “vida real”, al tiempo que formulan posibles soluciones para reducir la distancia entre los ámbitos.

Chappell Lawson señala que las habilidades requeridas para triunfar en la academia son muy distintas de las que demanda hacer una carrera política. Mientras que acceder a una cátedra universitaria implica publicar en revistas prestigiosas, el ascenso en la jerarquía gubernamental requiere sumergirse en las instituciones públicas y comprender a la perfección la burocracia, de ahí que la academia no sea un buen semillero de servidores públicos.

Un efecto tangible de la falta de cohesión entre intelectuales y políticos es la adopción de políticas públicas ineficientes. Peter Andreas aborda el caso de la “guerra contra las drogas” emprendida en todo el mundo por el gobierno estadounidense. El autor apunta que en ningún otro rubro es más intensa la presión de los expertos por cambiar de dirección y, paradójicamente, tampoco hay otro rubro en el que la presión sea más inútil. Kevin Casas Zamora argumenta que el combate a la delincuencia en Latinoamérica y el Caribe es el que más requiere el apoyo de la academia. Sin embargo, también es el campo más descuidado por los intelectuales, quienes prefieren dirigir sus esfuerzos en otras ramas mejor consolidadas. Este político señala que la necesidad de interacción entre el gobierno y la universidad es apremiante, ya que en el caso de la seguridad pública, los errores cuestan vidas humanas.

En síntesis, los autores de este libro hacen, entre otras, las siguientes recomendaciones para que la academia y el gobierno colaboren y obtengan mejores resultados. Primera, las universidades deben emprender investigaciones relevantes para el mundo profesional. Blanca Heredia afirma que los políticos solo vuelven su mirada a la academia cuando produce “usable knowledge”, es decir, vías para solucionar problemas relevantes. Segunda, los intelectuales deben presentar sus resultados en formatos más manejables, didácticos y prácticos, como los análisis de costos y beneficios o resúmenes desglosados sobre causas y consecuencias de una acción. El tiempo es oro en el mundo profesional. Tercera, el gobierno debe crear sistemas que permitan a los académicos consultar todo tipo de información. El objetivo de estas recomendaciones es que los estudiosos tengan un mayor impacto en la vida pública.

Scholars, Policy Makers and International Affairs narra algunos casos en los que el acercamiento entre la academia y el gobierno ha sido un rotundo éxito, como el Programa Oportunidades, diseñado y evaluado por doctores en Economía, o el fin de la política exterior Argentina antagónica a Estados Unidos, facilitada por los estudios sobre las pérdidas económicas que la estrategia causaba al país latinoamericano. La lección es clara: academia y gobierno deben trabajar juntos, lo cual solo se puede lograr con la voluntad de ambas partes.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…