El inesperado triunfo de Trump

10 noviembre, 2016 • Artículos, Norteamérica, Portada • Vistas: 3896

La elección que puso a temblar al mundo

juarezytores-trump-foto-01-semana

Redacción FAL

avatarDefault  Rebeca Juárez Arellano y Carlos Torres White

Noviembre 2016

Donald Trump será el próximo presidente de Estados Unidos. A pesar de obtener el voto popular —un 47.7% frente al 47.5% de Trump según lo reportado por el Washington Post— Hillary Clinton perdió la elección presidencial. Parecía que veríamos, por primera vez en la historia, una presidenta en la Casa Blanca. Pero nos equivocamos. Trump ha demostrado, para la sorpresa y el desagrado de muchos, que un discurso xenófobo y antisistema que apela a los medios de un electorado estadounidense nervioso e intolerante es políticamente viable. En otras palabras, que mientras se tenga el voto blanco, rural y obrero, el voto de las minorías y de los latinos es prescindible. Una vez más, hemos subestimado el músculo político del nacionalismo blanco.

Si algo hemos aprendido en 2016, es que las encuestas se equivocan. Las más prominentes encuestas de Estados Unidos y el mundo pronosticaban un claro triunfo para Clinton, con una ventaja modesta pero persistente. Según USA today, de 67 encuestas a nivel nacional seguidas por RealClearPolitics, únicamente 6 daban ventaja a Trump sobre la fórmula demócrata. La victoria de Clinton parecía asegurada según los cálculos de las principales empresas estadísticas del país como Bloomberg Politics, CBS News, Fox News, Reuters/Ipsos, USA TODAY/Suffolk, Quinnipiac, Monmouth, Economist/YouGov y NBC News/SM. De la misma manera, los medios de comunicación daban preferencia a la propuesta demócrata. De los 100 principales periódicos estadounidenses, únicamente 6 dieron su apoyo abierto a la candidatura de Trump, mientras que 57 apoyaban a Clinton. Al avanzar la noche del 8 de noviembre, sin embargo, iban ajustándose las expectativas de especialistas, de estrategas demócratas y de cancillerías occidentales. Trump cerró la velada, resultando victorioso con 279 votos electorales a nivel nacional frente a 218 de la Exsecretaria de Estado.

El discurso del presidente republicano electo capturó efectivamente el voto de algunos de los estados clave como Carolina del Norte, Florida y Ohio, debilitando fuertemente la posición de Clinton. Además, sus propuestas parecieron surtir efecto en estados que desde la década de 1980 se habían considerado demócratas, como Michigan, Pensilvania y Wisconsin. El ambiente durante la larga noche se sentía tenso en la mayoría de los medios, ya que la contienda parecía estar muy cerrada en muchos swing states que se mantuvieron en incógnita dada la corta diferencia entre las dos fórmulas durante varias horas. La cúspide de la ansiedad de los millones de observadores a nivel mundial apareció cuando, tras una agobiante espera, los votos electorales de Florida se fueron al candidato republicano. Las lágrimas aparecieron en las mejillas de los seguidores de Clinton al mismo tiempo que los cuarteles generales de Trump se llenaban de aplausos, mientras que el mundo entero se quedaba atónito.

El País

El País

Los mercados financieros, común medidor de la respuesta popular, se desplomaron al instante. El peso mexicano sufrió la peor caída desde la crisis del tequila en 1994, perdiendo en 13% su valor, según información de The Financial Times. Los mercados asiáticos a su vez resintieron también el efecto, con la bolsa Nikkei de Japón cayendo en 5.4% y la Hang Seng de Hong Kong en 2.2%. Por el lado estadounidense, el Dow Jones mostró bajas de 900 puntos. Las bolsas europeas descendieron moderadamente, siendo el valor del oro y de la bolsa rusa las únicas ganadoras con un aumento de 4% y 1.5% respectivamente.

El voto popular sacó a relucir fuertes divisiones sociales. Según cálculos publicados por CNN, el voto joven fue a favor de Clinton, con el 55% de las personas entre 18 y 29 años votaron por Clinton en comparación con el 37% que votó por Trump, y 50% contra 42% en el caso de las personas de entre 30 y 44 años. Por el contrario, las personas mayores mostraron preferencia por la fórmula republicana, con el 53% de los votos para Trump. Además, el voto se dividió también por género. El 53% del voto masculino fue para Trump, mientras que el 41% fue para Clinton. En sentido opuesto, las mujeres dieron 54% de sus votos a favor de la Exsecretaria de Estado, y únicamente el 42% a favor del magnate de bienes raíces. Una diferencia radical de esta elección en comparación a las de 2008 y 2012 fue la disminución del apoyo latino y afroamericano a la candidata demócrata, según números del periódico LA Times. Mientras que Obama pudo capturar el 93% del voto afroamericano y 71% del latino, Clinton únicamente pudo convencer al 87% y el 65% respectivamente, resultando en una esencial debilidad para la campaña demócrata.

Los discursos de cierre de campaña simbolizaron el emotivo final de una de las campañas presidenciales más intensas de la historia de Estados Unidos. Trump, victorioso y entre gritos de júbilo de sus seguidores, dijo que su triunfo representaba un hito histórico y que trabajaría arduamente para que el pueblo estadounidense pudiera ver los resultados de los que había hablado en 2, 3, 4 o hasta 8 años, haciendo alusión a un posible segundo término. Por su parte, Clinton agradeció a sus seguidores en un doloroso discurso y dejó en claro que espera que sigan luchando por los valores que había promovido ya que “el sueño americano es suficientemente grande para todos” y que desea que Trump resulte ser un presidente exitoso. Para el presidente Barack Obama, la victoria republicana significó un duro golpe para su legado, sobre todo tras el esfuerzo que hizo para apoyar la candidatura de Clinton. Durante las palabras que ofreció en la Casa Blanca, Obama indicó que trabajará para que la transición sea fácil y que, pese a perder la elección, está seguro que el país seguirá hacia adelante. Algunos de los republicanos que previamente habían tenido diferencias con Trump también le declararon su apoyo, con personalidades como Paul Ryan, dirigente de la mayoría de la Cámara de Representantes, y la familia Bush lanzando mensajes celebratorios.

ABC News

ABC News

El Congreso a su vez quedó en manos de los republicanos. En el Senado, donde se había pronosticado el liderazgo de Bernie Sanders, los republicanos obtuvieron 51 asientos mientras que los demócratas únicamente 47, con 2 aún inconclusos. En la Cámara de Representantes el partido de Trump obtuvo la mayoría con 238 curules, contra los 193 demócratas. De este modo, Trump, siendo el primer presidente de Estados Unidos sin experiencia política ni militar, podrá dar marcha atrás a las iniciativas de Obama con el control de las dos cámaras como los tratados de comercio, el acuerdo nuclear con Irán y el acuerdo de París sobre cambio climático.

Con esta elección aprendimos que es posible que un candidato carezca de donantes millonarios, de carrera política, del apoyo de su partido,  de un discurso honesto y, aun así, ganar. No solo eso: ganar contra la familia más poderosa del círculo político estadounidense. El éxito de Trump estuvo en identificar y explotar, mejor que nadie, el hartazgo contra el establishment. Gracias a ello, tendrá la satisfacción de ver a sus opositores —mujeres, afroamericanos, latinos, entre otros— quedarse boquiabiertos cuando asuma el cargo presidencial. Y aunque es posible que se modere una vez en el Oficina Oval, no es un prospecto reconfortante que, a partir del 20 de enero de 2017, Trump tendrá acceso a los códigos nucleares de su país y a la plataforma discursiva de mayor alcance en el mundo. La elección presidencial estadounidense de 2016, para bien o para mal, marcarán un hito en la historia, y, afortunada o desafortunadamente, nos tocará a nosotros enfrentar los nuevos retos que plantea el periodo presidencial entrante.

REBECA JUÁREZ ARELLANO y CARLOS TORRES WHITE son Editora Web y Colaborador de Foreign Affairs Latinoamérica. Sígalos en Twitter en @ForeignAffairsL.

Tags:, , ,

One Response to El inesperado triunfo de Trump

  1. Ismael Gallegos dice:

    Excelente nota. Sólo verificar la palabra “desafortunadamente” en futuras publicaciones.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…