Crude Nation: How oil riches ruined Venezuela

11 Enero, 2017 • Reseñas • Vistas: 471

.

Crude Nation: How oil riches ruined Venezuela, RAÚL GALLEGOS, Lincoln, University of Nebraska Press, 2016, 226 pp., US$26.25.

avatarDefault   Cecilia Farfán Méndez

En Latinoamérica es frecuente que se administren mal los recursos naturales. Desde la bonanza del salitre chileno a finales del siglo XIX, pasando por el auge bananero de Colombia durante el siglo XX, hasta las bien documentadas fallas de Petróleos Mexicanos, la región ofrece ejemplos de las consecuencias perniciosas del despilfarro de los recursos.

No obstante, probablemente ningún otro país de la región ilustra la antítesis de la eficacia, la planeación a largo plazo y el desarrollo económico y social como Venezuela. En un texto analítico, nutrido de datos sólidos y con extensa información recolectada de primera mano, Raúl Gallegos examina en Crude Nation el camino que ha llevado a Venezuela a la debacle actual.

Aunque Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro son los culpables visibles, la labor más valiosa de Gallegos es explicar la administración deficiente de las ganancias petroleras desde el descubrimiento del primer campo petrolero de importancia en el país en 1914. Por ejemplo, a pesar de la creación del Fondo de Inversiones de Venezuela en la década de 1970, con el fin de prevenir la apreciación de la moneda y ahorrar para épocas de precios bajos, el gobierno no destinó el 50% del ingreso petrolero al fondo, sino que utilizó los ingresos como caja chica del régimen. El autor proporciona claves históricas relevantes y anteriores al chavismo para entender las fallas sistémicas que han impedido que la bonanza petrolera se invierta en diversificar la economía. Así, leyes promulgadas para proteger la economía nacional, como la imposibilidad de cesar trabajadores a menos que se cuente con permiso del Estado, tienen sus raíces en gobiernos anteriores que compraron lealtades políticas.

Gallegos examina también cómo una población acostumbrada a las prebendas, o lo que llama “la gestión del mango”, ha soslayado la rendición de cuentas y ha solapado subsidios irresponsables. La complicidad de los ciudadanos, más allá de las ideologías, explica por qué Petróleos de Venezuela pierde cada año aproximadamente 12.5 billones de dólares en ingresos, al vender la gasolina más barata del mundo, más que la de Arabia Saudita. Vivir del ingreso generado por la exportación de petróleo ha introducido distorsiones en la economía que incitan al endeudamiento, fomentan el mercado negro y premian la trampa antes que la innovación.

El autor, que vivió la mitad de una década en Venezuela como corresponsal de The Wall Street Journal y de Dow Jones, comparte anécdotas que ilustran la vida cotidiana en ese país, como la hazaña que supone encontrar el muy escaso papel de baño, ser llamado “enemigo de la revolución” en televisión nacional y hospedarse en un hotel de lujo a precios de rebaja gracias a la posibilidad de especular con los cuatro tipos de cambio, legales e ilegales, del bolívar con respecto al dólar.

Crude Nation ofrece a los lectores un análisis fascinante de las malas decisiones que en un siglo han sacrificado la prosperidad venezolana a las ganancias a corto plazo. El trabajo de Gallegos aporta elementos para entender la crisis económica y social actual de Venezuela y ejemplifica las paradojas de la riqueza y la escasez en Latinoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…