AMLO: con los pies en la tierra y Andrés Manuel: la invención de un político

21 enero, 2019 • Reseñas • Vistas: 581

logo  Richard Feinberg 

.

AMLO: con los pies en la tierra, José Agustín Ortiz Pinchetti, México, HarperCollins, 2018, 240 pp., MX$225.00.

Andrés Manuel: la invención de un político, Saray Curiel González y Alfonso Argote D’ Santiago, México, Los Libros del Sargento, 2018, 186 pp., MX$135.00.

¿Quién es Andrés Manuel López Obrador? El Presidente de México, de 64 años, que inició su sexenio el 1 de diciembre de 2018, es un personaje polarizador, adorado por sus admiradores ―muchos de ellos indígenas y obreros― y temido por gran parte de los encumbrados en la sociedad mexicana. Después de gobernar con buenos resultados el Distrito Federal entre 2000 y 2005, López Obrador fue candidato derrotado en dos campañas por la presidencia, en 2006 y 2012, para finalmente triunfar en las urnas en julio de 2018. José Agustín Ortiz Pinchetti, desde hace tiempo uno de los más cercanos colaboradores de López Obrador, ofrece un retrato personal convincente del Presidente y da a sus detractores una réplica puntual. En su opinión, la tenacidad y austeridad de López Obrador son dignas de admirarse. Es pragmático pero firme en sus principios éticos y su ideología de democracia social moderada. Sus héroes son el presidente estado-
unidense Franklin Roosevelt y el presidente chileno Salvador Allende. No admira al dictador cubano Fidel Castro ni al venezolano Hugo Chávez. Tampoco siente por Estados Unidos el rechazo visceral tan común entre los izquierdistas latinoamericanos. Ortiz Pinchetti sirve de fuente empática, pero indispensable, para entender la trayectoria política de López Obrador, su estilo de hacer política y sus aspiraciones.

El libro de Saray Curiel González y Alfonso Argote D’ Santiago ofrece una visión diametralmente opuesta de López Obrador y retrata al nuevo Presidente como un ambicioso y hábil manipulador de los medios de comunicación, que solo entiende superficialmente las cuestiones políticas y no cuenta con una agenda clara. Conforme a los autores, López Obrador es un caudillo populista que se deleita en comparar los intereses del “pueblo” con los de “la mafia del poder corrupto”; que se muestra como víctima inocente de conspiraciones oscuras y que afirma que puede devolver la moral a la vida pública con la mera fuerza de su personalidad. En sus arremetidas contra el neoliberalismo y los monopolios corporativos, parece un atavismo de esas épocas de economía estatista y proteccionista, aunque da la apariencia de que ve con buenos ojos el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

No está claro cuál de los dos retratos es más fidedigno, pero ahora que López Obrador entró en funciones, México y el mundo lo descubrirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…