¿Inestabilidad y crisis en Jordania?

25 abril, 2016 • Artículos, Latinoamérica, Portada • Vistas: 1086

REUTERS/Muhammad Hamed/Files

REUTERS/Muhammad Hamed

avatarDefault Federico Gaon

Abril 2016

Jordania se enfrenta a una crisis de refugiados agravada por los serios desaciertos económicos del país. Los recursos del reino hachemí no dan abasto para sostener al creciente esfuerzo humanitario que debe ocuparse de cerca de 650 mil personas. Además, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la llegada de tantas personas —la mayoría provenientes de Siria— está poniendo a prueba la ya limitada capacidad del Estado para absorber a tantos individuos. Para un país con 6 millones 459 mil habitantes, el flujo de refugiados representa cerca de un 10% de la población y todo indica que la cifra seguirá en aumento. De hecho, según algunas estimaciones extraoficiales, el número real habría superado el millón de refugiados.

En febrero de 2016, este panorama llevó al rey Abdalá II a anunciar que su país se encuentra en el punto de ebullición y que “tarde o temprano la presa va a reventar”. Según el monarca, el 25% del presupuesto del Estado se ocupa en atender la cuestión de los refugiados. En este aspecto, Amán pide desesperadamente mayor asistencia internacional para responder a semejante desafío. Los analistas opinan que el gran caudal de refugiados podría desestabilizar el país en la medida en que los recién llegados se insertan en las comunidades urbanas, dando pie a la percepción de que los migrantes se llevan los trabajos y los recursos del Estado. ¿Están justificadas entonces las palabras del Rey?

Se concede que los refugiados tienen una presencia muy visible en el seno de la sociedad jordana ya que, en efecto, muchos de ellos se han trasladado a las áreas urbanas. Se dice que la ola migratoria produjo un aumento en el precio de los alquileres y que, por este motivo, puso al límite la capacidad de los servicios públicos. El resultado —de acuerdo con las páginas de cualquier manual de sociología— podría materializarse en resentimiento social y en la alienación del colectivo de refugiados. Además, haciendo que la presente crisis sea más punzante aún está el hecho de que los refugiados no volverán a Siria en el tiempo previsible. Independientemente de la calidad de la recepción jordana, los desposeídos sirios llegaron para quedarse y el Estado hachemí tendrá que ocuparse de ellos de un modo u otro.

Por fuera de las consideraciones regionales, lo cierto es que los acontecimientos se desenvuelven en una coyuntura económica muy desfavorable para el reino. El 42% de la población empleada trabaja para el Estado, lo que, de acuerdo con funcionarios jordanos, genera poco margen para el emprendimiento privado y para la innovación. En este sentido, la monarquía jordana, instalada en un país delineado por el Reino Unido, apuesta por mantener la estabilidad promoviéndose como garante de la seguridad humana de la población. Esto significa que el Estado adoptó un modelo de bienestar, fuertemente basado en el acceso al empleo público, del cual es muy difícil salir.

Las costumbres conservadoras representan otro estorbo para el crecimiento económico. Tal como lo indica Aaron Magid, las mujeres constituyen solamente el 13% de la fuerza laboral. Por otro lado, en un país cuya edad promedio se ubica en los 22 años, el desempleo afecta a casi el 29% de los jóvenes. Sin ir más lejos, la deuda pública alcanza el 90% del PIB. Esta realidad pone de relieve que Jordania podría ser más inestable de lo que se piensa. Es sabido que el reino posee uno de los aparatos de seguridad mejor entrenados y más efectivos de la región y que incluso el rey ve sus prerrogativas limitadas por el establecimiento castrense. Sin embargo, es incierto hasta qué punto las fuerzas de seguridad puedan ser inmunes a las crecientes amenazas devenidas del tumulto económico y del conflicto sectario en la región.

REUTERS/Raad Adayleh

REUTERS/Raad Adayleh

En ciertos aspectos, Jordania es muy distinto al resto del Medio Oriente. Aunque es considerado uno de los países políticamente más cerrados del vecindario árabe en lo que a participación ciudadana respecta, la casa real se las ha arreglado para evitar las tensiones violentas que sacudieron a otros países. Abdalá adoptó una vía pacífica para lidiar con la oposición —ofreciendo una relativa apertura hacia su gente—, sorteando así resquemores que podrían haber catalizado eventos violentos. Por ejemplo, el movimiento islamista jordano es visto como una excepción porque su mensaje no es antisistémico o antimonárquico. No obstante, aun en este aspecto, hay que recordar que, en el Medio Oriente, es un error dar las cosas por sentadas y por inalterables.

Para los analistas, la gran pregunta consiste en plantear si es posible que Amán presencie, en el corto o mediano plazo, su propio momento de plaza Tahrir. Pese a que ahora semejante movilización a gran escala es improbable, podemos esperar que, de fallar el proyecto de integración, el caudal de refugiados pueda alterar el balance en el territorio. Debe tenerse presente que si los palestinos que residen en el país representan la principal base de apoyo al islamismo jordano, la masa de refugiados desencantados podía convertirse en un grupo tan o más proclive a escuchar mensajes subversivos.

Según el Doctor Zaid Eyadat, un politólogo de  la Universidad de Amán, desde la óptica económica el escenario es realmente agobiante porque la comunidad internacional no está cumpliendo su obligación con Jordania. Para él, esto significa una potencial amenaza a la seguridad.

En función del historial subversivo de contingentes palestinos dentro del país, es importante considerar si es posible comparar al flujo de refugiados con los acontecimientos conocidos como Septiembre Negro. Este término se relaciona con el conflicto fratricida que amenazó la continuidad de la monarquía jordana en 1970. De acuerdo con Eyadat, dicho contraste no merece ser considerado seriamente. A diferencia de lo acontecido en la década de 1970, argumenta el experto, “el asunto en cuestión trata primero y sobretodo de recursos. La falta de recursos y la inestabilidad económica socavan la seguridad humana y crean un ambiente que conduce al conflicto y a la violencia. El gobierno jordano no quiere llegar a ese punto. A estas alturas, cualquier movilización no será política sino social”.

Sobre los refugiados, Eyadat opina que la disposición de los jordanos hacia los recién llegados ha sido mucho menos desfavorable que aquella mostrada por los europeos. Si bien reconoce que hay problemas serios, hasta la fecha no observa acusaciones graves en materia criminal en contra de los sirios. Tal como lo asegura el politólogo, lo más relevante es que Jordania se enfrenta a un reto inmenso que requerirá una solución pensada para el mediano y largo plazo.

Reuters

Reuters

Por último, Eyadat expone los mayores problemas de Jordania al afirmar que es insensato hablar o especular acerca de la integración de los refugiados a su sociedad. Debido a sus deficiencias en materia de infraestructura, Jordania no está en condiciones de acoger permanentemente a los refugiados y evidentemente no quiere dar esa impresión. Sin embargo, es evidente también que las víctimas del conflicto en Siria tampoco están en condiciones de desplazarse a otra parte. Eyadat es realista: “Si Europa quiere detener el flujo de refugiados hacia ella, debe extender su ayuda hacia los países que los albergan”.

FEDERICO GAON es internacionalista por la Universidad de Palermo y especialista en temas sobre el Medio Oriente. Se desempeña como columnista en diversos medios internacionales y administra su propio blog www.federicogaon.com. Sígalo en Twitter en @FedGaon.

Tags:, , ,

One Response to ¿Inestabilidad y crisis en Jordania?

  1. […] publicado originalmente en FOREIGN AFFAIRS LATINOAMÉRICA el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…