Cómo lograr la prosperidad en el Triángulo Norte

3 Agosto, 2017 • Artículos, Latinoamérica, Portada • Vistas: 1170

AFP

César Augusto del Águila López

Agosto 2017

El Salvador, Guatemala y Honduras forman el Triángulo Norte de Centroamérica. Estos países comercian entre sí bajo un sistema de integración regional, cuyas transacciones anuales ya suman miles de millones de dólares estadounidenses. Los tres países cuentan son sistemas de gobierno republicanos, democráticos y representativos. Adicionalmente, cuentan con el Parlamento Centroamericano, en donde también participan El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana. Además, Honduras cuenta con dos partidos políticos formados hace más de 100 años, bipartidismo que aún se mantiene con bastante vigor.

Sin embargo, actualmente en la región se está librando una feroz batalla contra la producción y el tráfico de drogas, la corrupción, las pandillas Salvatrucha, M18. Esto llamó la atención de Estados Unidos, al punto que por decisión del Partido Demócrata y del Partido Republicano, se aprobó en la Cámara de Representantes una estrategia para el compromiso en América Central, como soporte al Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de esa región. Esta estrategia contempla el apoyo de 750 millones de dólares, los cuales serán desembolsados siempre y cuando el Secretario de Estado compruebe que se están dando pasos efectivos en: 1) informar a los ciudadanos El Salvador, Guatemala y Honduras, sobre el peligro de viajar a la frontera suroeste de Estados Unidos; 2) combatir al tráfico; contrabando de personas; 3) mejoras en la seguridad de las fronteras y 4) cooperación con las agencias del gobierno de Estados Unidos, para facilitar el retorno, la repatriación y la reintegración de migrantes ilegales que arriben a la frontera suroeste de este país.

La posición estratégica de Centroamérica, fue determinante para que Estados Unidos tomara la decisión de implementar el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, al igual que lo hizo en Europa con el Plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial. El apoyo se dio en Europa porque su economía estaba en ruinas, en Centroamérica porque, ante el avance del crimen organizado y eventualmente el terrorismo, su seguridad nacional siéndose veía amenazada por la ausencia de respuesta efectiva por parte de los Estados del Triángulo Norte.

Por algo había que empezar. Sin embargo, cualquier plan para combatir los flagelos que azotan a esa región, debe contar con el respaldo de los pueblos de esos países. Esto solo sucederá si la gente observa algún beneficio, tal como generación de más empleos, disminución de la inseguridad y una administración transparente del gasto público. En todo caso, el Plan tiene que ser integral y debe involucrar a la población en su implementación, lo cual aún no sucede en el Triángulo Norte. Hasta ahora, son solo los gobiernos quienes están actuando. De continuar así, podría ser que este nuevo Plan corra la misma suerte que la Alianza para el Progreso, en el siglo XX.

Reuters

Posiblemente ninguno de los países del Triángulo Norte tiene la capacidad de combatir por sí solo la alta criminalidad que les agobia y por ende, sea menester contar con el apoyo de otros países. Especialmente por la falta de recursos, y en el caso de las drogas, por el hecho de que, quien alienta su tráfico es especialmente Estados Unidos, debido a su alto consumo. Por lo tanto, el pueblo y el gobierno deben trabajar de la mano con la ayuda técnica y financiera de organismos e instituciones internacionales, en un plan de largo plazo que incluya la atracción de inversión para generar más empleos, seguridad, administración de justicia, infraestructura, educación cívica y formación de los niños y adolescentes para poder desempeñar los trabajos del futuro.

La responsabilidad de lo que sucede en cada país, es de cada pueblo y de sus gobernantes. De igual forma, sus respectivos agravios deben ser resueltos por sus habitantes, pues su gobernanza no es delegable. Por eso el involucramiento del pueblo es obligado, especialmente educando a las nuevas generaciones, para que una vez curados los actuales males, estos no se vuelvan a aparecer en los años venideros. Las ayudas financieras no lo son todo. Debe también educarse a la población en el respeto a la ley, en no transgredirla, pues varios de los males que aquejan al Triángulo Norte, vienen de la criminalidad. Cómo ilustrar a la niñez y adolescencia sobre los efectos de una conducta ilegal, es fácil; basta mostrarles la situación en que se encuentran algunos países de Latinoamérica, que están al borde del despeñadero. En todo caso, si queremos que esos países cambien, deben primero cambiar sus habitantes, pues sin cambio individual no hay cambio nacional. Eso se logra, educando cívicamente a los niños y aplicando la ley a los ya imputables. De esa manera, pronto se establecerá el Estado de derecho y como consecuencia, la prosperidad en el Triángulo Norte será una realidad, no solamente un plan.

CÉSAR AUGUSTO DEL ÁGUILA LÓPEZ es licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, y maestro en Administración de Empresas por la Universidad Francisco Marroquín, con estudios de Negociación en la Harvard University. Es Director del Consejo de Administración de Empresas de El Salvador, Guatemala y Honduras, así como Ejecutivo de bancos e industrias. Fue Diputado en el Congreso de la República de Guatemala de 2008 a 2011 y en 2014.

Tags:, , , ,

4 Responses to Cómo lograr la prosperidad en el Triángulo Norte

  1. mario sanchez rosas dice:

    MUY BUEN ENSAYO NOS ILUSTRA SOBRE LA SITUACION QUE PREVALECE EN LOS ESTADOS DE CENTROAMERICA, EN MATERIA DE SEGURIDAD NACIONAL.

    • César del Aguila dice:

      Buen dia. Desafortunadamente es una realidad. Sin embargo, el compromiso de cambiar la situación es de cada pueblo y gobierno, con apoyos de países que de una forma u otra, deben ser parte de la solución, no solo del problema. Es sabido que en gran medida el problema se cultiva en el sur, pasa por el centro y se consume en el norte. Es un labor de varios países.

  2. Jorge lopez dice:

    Buena percepción, pero el final o resultados esperados le hace falta. Hay que aterrizar

    • César del Aguila dice:

      El Plan para la Prosperidad recién se empezó a implementar y todavía, en el caso de Guatemala, está discutiendo con USA lo que atañe a cada país. Sin embargo, los tres países deben tener sus propios modelos, planes de desarrollo y complementarlos con los apoyos de otros países. Al momento que divulguen más información, se podrá hacer el análisis usando los fundamentos de planeación estratégica y los aspectos de seguridad, políticos y económicos, para hacer los comentarios que procedan. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…