Los herederos del futuro

29 noviembre, 2018 • Artículos, Latinoamérica, Portada • Vistas: 943

El papel de los jóvenes en México

Aiesec

Alexis Manuel Da Costa Yáñez

Noviembre 2018

La expresión “los jóvenes son el futuro” argumenta un proceso natural de cambio generacional en cualquier momento de la historia. Los jóvenes crecerán y se convertirán en adultos que sustituirán a la fuerza intelectual y trabajadora de su época. Así funcionó el proceso de vida en el mundo como lo conocemos; sin embargo, esta expresión al paso de los últimos años ha perdido validez y vigencia producto del veloz crecimiento poblacional, poniendo a los jóvenes en un papel primordial en el presente. Esos herederos del futuro hoy están tomando decisiones políticas, están ocupando diversos espacios laborales y protagonizan gran parte de los fenómenos sociales propios de la actualidad: los encontramos en el cine, la televisión, el deporte, la cultura, dando cátedras en universidades, emprendiendo y creando cosas nuevas.

En 1988, hace tan solo 30 años, la población mundial se calculaba en 5100 millones de habitantes. Para 2017, según datos del Banco Mundial, se alcanzó los 7530 millones, esto representa un crecimiento de más de 2000 millones de la población en un periodo muy corto, dando como resultado una alta densidad de jóvenes en el mundo, una tasa que se incrementa si se habla de los países latinoamericanos.

En México, el crecimiento poblacional ha sido desproporcional a la media mundial, pues en el mismo lapso el crecimiento de la población nacional fue de alrededor del 60%. Este fenómeno provocó que para 2017, según datos del censo poblacional de 2015 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), con la suma de natalidad de los años posteriores, los habitantes menores de 35 años serán 77 200 millones, lo que representa más del 64% de la población.

La consecuencia de la gran densidad poblacional de jóvenes en México pudo notarse en las últimas elecciones. Según datos de Parametría el 55% de los votantes de 18 a 25 años y el 63% de 26 a 35 votaron por Andrés Manuel López Obrador, siendo los jóvenes uno de los factores decisivos en los comicios electorales de 2018, no solo a nivel federal sino en todos los cargos en disputa.

Además del tema político electoral, los resultados distan mucho de ser favorables para los llamados millennials, pues en 2017 el estudio Panorama de la Educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) arrojó que en México solo el 17% de la población contaba con estudios universitarios. De cada cien alumnos que ingresan a la primaria solamente veintiuno terminan la universidad. Una de las causas principales de este bajo porcentaje se ve reflejado en la falta de recursos económicos mínimos para adquirir útiles escolares, transportarse o pagar inscripciones. Según la Encuesta Nacional de Deserción Escolar en la Educación Media Superior, el 49.7% dejan inconclusos sus estudios por este problema. El porcentaje restante se divide entre apatía del mismo estudiante o de los padres y embarazos a edad temprana.

El levantamiento de movimientos de lucha social juvenil, con una larga lista de exigencias, podría representar el más grande del que se tenga registro en la historia.

El ingreso promedio para un mexicano que solo terminó la preparatoria ronda en los 6208 pesos, mientras que el de una persona que cuenta con un título universitario es en promedio de 10 855 pesos. Esto supone, según el Instituto Mexicano de la Competitividad, una diferencia del 75%. La peligrosidad de estos resultados radica en el círculo vicioso de la economía familiar, pues si se toma en cuenta que solo un 17% de los jóvenes estudian la universidad y solo el 9% culminan un estudio de posgrado, el rezago económico que se sufre en un gran porcentaje de la población en el país está lejos de disminuir y, al contrario, puede aumentar si no se toman medidas urgentes en materia educativa en México.

El problema de los jóvenes en México no se limita solo al rezago educativo que sufren. Aunado a esto podemos encontrar una tasa muy alta de embarazos a temprana edad, hecho que se encuentra interrelacionado con los otros problemas. Según un estudio de la OCDE de 2017, México ocupa el primer lugar en embarazo adolescente entre los países de Latinoamérica, ya que uno de cada cinco embarazos es en jóvenes que no alcanzan la mayoría de edad. Esto hace suponer que el crecimiento desproporcional de la población mexicana ira en aumento provocando un ciclo de rezago en diversos rubros.

Además de los problemas mencionados, la violencia creciente en el país ha alcanzado a estos herederos del futuro. En 2017, según el INEGI, casi un 50% de las defunciones violentas en México fueron de personas menores de 35 años, siendo para este año un total de 37 400. Sin duda alguna, la juventud mexicana pasa por momentos difíciles, el rezago educativo y económico, la maternidad a temprana edad y la violencia en el país han generado un clima de incertidumbre para las generaciones futuras. Sin embargo, pareciera que estos fenómenos se han visto opacados por otro tipo de movimientos sociales.

El levantamiento de movimientos de lucha social juvenil, con una larga lista de exigencias, podría representar el más grande del que se tenga registro en la historia. Todos los movimientos comparten una misma característica irrevocable que solo perderán con el tiempo: ser jóvenes. Comunidades como la LGBTTTI, proaborto, provida, indígenas, religiosas, culturales y de cualquier otra índole podrían participar por el simple hecho de ser jóvenes. Esta lucha nunca se verá disminuida en cantidad de personas, pues se espera que en el mundo haya cada vez más jóvenes. Bienvenidos a la era de los herederos del futuro.

ALEXIS MANUEL DA COSTA YÁÑEZ es Director Administrativo del Centro de Consultoría y Asesoría Integral del Bosque. Es licenciado en Administración Pública y Ciencias Políticas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Ha colaborado como columnista político y escritor en la Revista Cronopio de Colombia. Es fundador de la organización Presencia Juvenil y actualmente es el enlace estatal de Puebla en Jóvenes Políticos de las Américas, iniciativa de Fundación CD y la Organización de los Estados Americanos. Sígalo en Twitter en @alexisdacostay.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…