Matías Romero y el oficio diplomático: 1837-1898

5 julio, 2017 • Reseñas • Vistas: 474

.

Matías Romero y el oficio diplomático: 1837-1898, Sergio Silva Castañeda y Graciela Márquez, México, Instituto Matías Romero, 2017, 118 pp., MX$350.00.

avatarDefault  Karla D. González Esquinca

Matías Romero ha sido uno de los diplomáticos más destacados de México. Fue un oaxaqueño educado en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, donde conoció a personajes como Benito Juárez y Porfirio Díaz. Romero sobresalió por su inteligencia, su dominio del inglés y su interés por las relaciones exteriores, características que aunadas a su cercanía con oaxaqueños importantes, le ayudaron desde muy joven a obtener puestos en la Ciudad de México, donde comenzó en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El libro Matías Romero y el oficio diplomático: 1837-1898, repasa las andanzas de este ilustre personaje, principalmente en el ámbito diplomático. Sergio Silva Castañeda y Graciela Márquez relatan sus periodos como encargado de la Secretaría de Hacienda, empresario cafetalero y legislador en el Congreso. Estos puestos fueron importantes, pues adquirió conocimientos que le resultaron útiles en su segunda etapa como diplomático.

Una de las primeras tareas del joven Romero fue lograr, junto con Melchor Ocampo, que Estados Unidos reconociera al gobierno liberal de Juárez, en un contexto de fragilidad del régimen y amenazas de las potencias europeas. También acompañó la aprobación en el Congreso estadounidense del
tratado McLane-Ocampo y después, como encargado de negocios de Juárez, tuvo contacto directo con Abraham Lincoln. Romero negoció un tratado de reciprocidad para desgravar el comercio entre Estados Unidos y México, acordó las fronteras con Guatemala y fue Vicepresidente de la Primera Conferencia Internacional Americana.

Los autores recalcan la gran capacidad negociadora, así como las habilidades de cabildeo de Romero, quien además tendió una extensa red de contactos internacionales y, sobre todo, poseía la notable habilidad de saber interpretar las circunstancias políticas del momento y aprovecharlas en beneficio de México.

El libro relata de forma amena acontecimientos importantes que ayudan a entender los orígenes de la relación bilateral entre Estados Unidos y México. La obra se completa con ilustraciones y algunas cartas del protagonista. Este libro debe ser leído por diplomáticos, académicos y quienes se interesan en la historia de la política exterior mexicana. Hoy, ante el panorama de incertidumbre en la relación bilateral y las amenazas en el sistema internacional, se necesitan diplomáticos como Matías Romero, con un ávido interés por las relaciones internacionales y llenos de pasión por defender de la mejor manera los intereses de México en el exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…