Un mundo de oportunidades

16 enero, 2018 • Reseñas • Vistas: 1222

.

Un mundo de oportunidades, Luis Rubio, Nueva York, Woodrow Wilson Center, 2017, 177 pp. Descarga gratuita en http://cidac.org/un-mundo-de-oportunidades/.

avatarDefault  Karla D. González Esquinca

Un mundo de oportunidades es parte de una trilogía de obras dedicadas al estudio de la gobernanza y el Estado de derecho en México. En esta ocasión, el prolífico autor y politólogo Luis Rubio hace un análisis de la situación actual en México y las opciones para producir un cambio transformador.
Rubio señala la ausencia del gobierno, el cual es incapaz de ayudar tangiblemente a los sectores
más desprotegidos del país, pues como solo responde a sus intereses, no resuelve los problemas cotidianos de la gente. A pesar de que ha habido reformas en diferentes ámbitos en los últimos años, no ha habido cambios en el poder que impulsen al país. El autor se detiene en un fenómeno social de efervescencia, en el que los ciudadanos, en especial los más pobres, se ven en la necesidad de organizarse y resolver por su cuenta sus problemas.
El autor recalca las secuelas de las grandes diferencias nacionales, que no solo son económicas, sino también de composición social, política, étnica, orográfica y religiosa. Las realidades del país son diversas y complejas. Esto, según Rubio, ha sido un obstáculo para el desarrollo, pues no ha habido ni la capacidad ni la disposición para hacer frente a los grupos de poder tradicionales. Además, la falta de liderazgo y de visión también han impedido transformar en oportunidades el potencial del país.
Otro de los grandes problemas en México es que no se ha roto con las antiguas estructuras patrimonialistas que, aunque hayan sido útiles en el pasado, hoy son incompatibles con las reformas emprendidas. En consecuencia, tenemos un sistema de gobierno que no se ha profesionalizado ni modernizado y que no atiende las realidades nacionales ni los retos del siglo XXI. Esto implica una clara contradicción, pues a pesar de que muchas cosas funcionan como en los países de primer mundo, también hay fuerzas que se oponen a las reformas con el fin de perpetuar el estado de las cosas. Así, Rubio argumenta que más que la violencia, las drogas o la corrupción, el verdadero problema de México es la falta del Estado.
El autor habla de cómo en los últimos años han surgido organizaciones civiles que llevan a cabo distintas actividades: denuncian y proponen soluciones, evalúan al gobierno, buscan combatir la delincuencia y el crimen, difunden ideas y critican. Aunque Rubio reconoce las limitantes históricas de la sociedad, da ejemplos en los que grupos sociales se organizaron para enfrentar sus problemas ante la falta soluciones del gobierno. Destaca el caso de las mujeres de Cherán, Michoacán, que se coordinaron para erradicar a los taladores de bosques armados que les quitaban su fuente de trabajo, y secuestraban y mataban a sus esposos e hijos. También en Santiago Ixcuintla, Nayarit, la población se organizó para forzar a la policía a que los protegiera. Se creó un mecanismo de cooperación que sirvió para alertar de cualquier posible acto ilegal e informar rápidamente a la policía. En esa localidad no ha habido un solo secuestro en 6 años.
Rubio concluye que nos encontramos en un momento crucial, en el que hay oportunidades para catalizar la energía social y generar cambios que lleguen hasta la base de la sociedad en los próximos años. La clave está en la disposición a cambiar lo que no funciona y tener un gobierno que, así como dio certidumbre a los inversionistas después de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1994, dé hoy certidumbre a los mexicanos. En la medida en que deja en claro cuáles son los factores que han impedido que haya realmente una transformación benéfica para la vida de los ciudadanos, Un mundo de oportunidades es una obra muy útil para los que quieran estudiar la política y la realidad mexicana actual, así como para aquellos que deseen impulsar cambios en el país, ya sea en algún puesto de representación popular o en la sociedad civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…