The End of American World Order

24 agosto, 2015 • Reseñas • Vistas: 955

avatarDefault Andrea Ochoa

.

The End of American World OrderOrder, Amitav Acharya, Cambridge, Polity Press, 2014, 150 pp., US$44.95.

¿Estados Unidos es aún un hegemón? ¿Cómo han cambiado las estructuras del sistema internacional característico de los siglos xx y xxi? ¿Cómo afecta el declive de Estados Unidos al orden mundial? Son las preguntas que Amitav Acharya plantea en The End of American World Order.

El autor asevera que mientras Estados Unidos se encuentra en una fase de declive, las potencias emergentes están dando paso a una nueva gobernanza mundial, creando la estructura de un mundo posestadounidense. Es decir, la actual decadencia de la hegemonía de este país se ve reflejada en el cambio de panorama de la política actual. La originalidad de la obra de Acharya radica en su neutralidad. Además, para el autor
la cuestión central es lo que hay más allá de la hegemonía liberal estadounidense y las fuerzas que vayan a caracterizar un nuevo orden mundial.

El punto de partida de Acharya es la disminución del orden mundial liberal encabezado por Estados Unidos y sostenido por la bipolaridad de la Guerra Fría. Acharya basa su argumento en el inevitable cambio político, más que en el debate popular sobre el declive secular del país. Para explicar los argumentos acerca de la debilidad económica estadounidense inherente a los fuertes recortes de impuestos, un déficit presupuestario insostenible y el posible reemplazo del dólar como moneda de reserva, el autor cita el análisis de Robert Kagan en el que muestra que la participación estadounidense en el PIB mundial se ha mantenido más o menos constante desde la década de 1970, mientras que otros teóricos enfrentan el argumento antiestadounidense con pruebas tales como el aumento de la riqueza del país, la productividad económica y la capacidad militar superior con respecto a las economías de las potencias emergentes.

El autor expone ambos lados de la discusión, pero piensa que cualquier cambio de un sistema centrado en Estados Unidos es una reacción inevitable a un mundo más complejo e interdependiente que el modelo europeo formulado como respuesta a las dos Guerras Mundiales y la posterior Guerra Fría.

Acharya sostiene que los mitos de la hegemonía liberal ejemplifican la complejidad del mundo actual. Los conflictos regionales registrados en el siglo XXI han puesto en tela de juicio la visión liberal de que un mundo unipolar es más seguro. Con todo, en un mundo multipolar también surge la inseguridad.

El autor argumenta que, sin duda, una adaptación para reforzar los poderes emergentes ha sido el establecimiento de instituciones como el G-20 o el Fondo Monetario Internacional, las cuales están destinadas a fomentar la cooperación en la gobernanza mundial entre las potencias emergentes y establecidas.

Quizá Acharya tiene razón. Tal vez el mundo nunca volverá a ver el dominio de Estados Unidos. Ante los posibles escenarios, desde un orden mundial dominado por China hasta un resurgimiento de la hegemonía estadounidense, Acharya mantiene que la clave está en la interdependencia de los intereses mundiales y las políticas que deben promover con el fin de lograr la estabilidad en un mundo “multiplex”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…