¿Obama latino?

10 abril, 2015 • Artículos, Latinoamérica, Norteamérica, Portada, Regiones • Vistas: 2247

Nuevo número de Foreign Affairs Latinoamérica

 avatarDefaultJordi Bacaria Colom

Abril 2014FAL 15-2_PortadaComexi

La publicación de este número de la revista coincide con la celebración de la Cumbre de las Américas en Panamá el 10 y 11 de abril de 2015. La Cumbre de las Américas ha generado mucha expectación porque reunirá al presidente cubano Raúl Castro y al presidente de Estados Unidos Barack Obama, después de que el 17 de diciembre de 2014 ambos mandatarios anunciaran el acuerdo para normalizar las relaciones entre sus países. Desde entonces, se han celebrado negociaciones para abrir las respectivas embajadas, con el objetivo de que estuvieran listas antes de la Cumbre.

Venezuela se ha cruzado en lo que debía ser el titular de la Cumbre, el acercamiento entre La Habana y Washington. La persecución y encarcelamiento de los líderes de la oposición, Antonio Ledezma, Alcalde de Caracas, y Leopoldo López, con la reacción de las sanciones de Estados Unidos, ha dado lugar a la aprobación de la Ley Habilitante Antiimperialista, que otorga al presidente Nicolás Maduro poderes especiales para legislar hasta el fin de 2015, con el objetivo o excusa de hacer frente a las amenazas de Estados Unidos. Una vez más, es el viejo recurso de achacar los problemas al enemigo exterior cuando provienen de las políticas internas. La hiperinflación, la escasez de productos y la incapacidad de hacer frente a la caída de los precios del petróleo tienen que ver con las políticas de Venezuela, no con las recientes sanciones de Estados Unidos.

La portada de esta revista quiere expresar la apertura de Obama hacia Latinoamérica con un muro que empieza a derribar, y plantear la cuestión y el debate sobre un “Obama latino”. La idea de que Obama podría ser visto por los hispanos de Estados Unidos como “el primer Presidente latino” fue adelantada por el periodista Gabriel Lerner en 2012. Lerner, migrante argentino quien es director editorial de La Opinión de Los Ángeles, el diario hispano de mayor circulación en Estados Unidos, propuso que tal apreciación de Obama dependería de si el Presidente cumplía con su promesa a la comunidad de lograr una reforma migratoria que beneficiara a millones de migrantes indocumentados. Con tal acción, escribió Lerner, Obama abriría una nueva era en la relación de Estados Unidos no solo con los latinoestadounidenses, sino con los hispanos de todo el mundo.

La renuencia a legislar en la materia de la oposición republicana, que tiene el control del Congreso estadounidense, llevó a que Obama por fin tomara la acción unilateral a fines de 2014. Cuando poco después de anunciar sus medidas ejecutivas de alivio migratorio, Obama reveló que había negociado en secreto la normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba, su Secretario de Trabajo, Thomas Pérez, de origen dominicano, declaró entusiastamente que su jefe ya podría ser calificado como “el primer presidente latino” de Estados Unidos.

Por todo lo anterior, dedicamos este número a un examen del creciente impacto político de los hispanos en Estados Unidos y del papel que esta consideración pudo haber tenido en los giros políticos impulsados por Obama. En este esfuerzo contamos con la colaboración del equipo de académicos hispanos de Estados Unidos de la empresa encuestadora y de investigación política conocida como Latino Decisions, a quienes agradecemos su contribución. David R. Ayón fue coordinador del bloque de artículos y entrevistas y es además miembro del Consejo Editorial de Foreign Affairs Latinoamérica y articulista colaborador desde el número uno de la revista. Ayón, en colaboración con Ana Margheritis, abre la sección con un recuento histórico de las acciones tomadas por Obama, explicándolas precisamente en función de lo que su búsqueda de votos latinos le obligó a hacer para los migrantes y lo que el fuerte apoyo latino le permitió avanzar respecto a Cuba.

Los profesores fundadores de Latino Decisions, Matt Barreto y Gary Segura, contribuyen con un análisis de los altibajos en la relación de Obama con el electorado hispano y se atreven a proponer que el Presidente puede haber llevado a su partido a la antesala de captar de manera duradera la lealtad del voto latino. Por su parte, Adrian Pantoja examina la vinculación de los hispanos de Estados Unidos con sus países de origen en Latinoamérica. Sylvia Manzano, codirectora de Latino Decisions, elaboró las gráficas que aparecen en la sección. El bloque se completa con entrevistas a altos exasesores de los presidentes Obama y William Clinton: Dan Restrepo y Richard Feinberg. En su momento, ambos fueron directores para el hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, y ofrecen aquí un punto de vista desde dentro sobre cómo Estados Unidos, después de más de medio siglo de la ruptura con Cuba, pudo llegar al punto de restablecer relaciones diplomáticas con el régimen de Raúl Castro.

JORDI BACARIA COLOM es Director de Foreign Affairs Latinoamérica y director del Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB). Sígalo en Twitter en @bacaria_jordi.

Tags:, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…