La relación entre México y el Reino Unido tras el brexit

17 enero, 2019 • Artículos, CEI Gilberto Bosques, Europa, Latinoamérica, Portada • Vistas: 2381

Apertura de nuevas oportunidades comerciales

Barcroft Media

Anna Regina Sevilla Domínguez

Enero 2019

Una colaboración del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques

Tras más de 2 años de negociación, el 13 de noviembre de 2018, el Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un acuerdo preliminar sobre el brexit, perfilando de esta manera su futura relación comercial, misma que según el documento se prevé que sea amplia, profunda y flexible. El acuerdo preliminar establece que será respetada la integridad del mercado único de la Unión Europea y la Unión Aduanera, así como el mercado interno británico, además de que se reconocerá el desarrollo de una política comercial independiente por parte del Reino Unido que le permita mantenerse como la quinta economía más grande del mundo. Si bien, el 25 de noviembre de 2018, los 27 Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la Unión Europea aprobaron el acuerdo de retirada del Reino Unido y la declaración política sobre la futura relación entre ambas partes, aún impera una fuerte incertidumbre debido a la posibilidad de que el acuerdo sea rechazado por el Parlamento británico.

El 7 de enero de 2019, la Cámara de los Comunes retomó el debate sobre el acuerdo y se confirmó que la fecha definitiva para la votación, aplazada en diciembre de 2018 debido a la falta de una mayoría para su aprobación, será el 15 de enero de 2018. La Primera Ministra del Reino Unido, Theresa May, espera lograr concesiones de último momento por parte de la Unión Europea para que el acuerdo sea aprobado en el Parlamento británico. Sin embargo, si para el 29 de marzo de 2018 ―fecha prevista para la salida del Reino Unido del bloque europeo― el Parlamento no aprueba la propuesta de la Primera Ministra, el gobierno deberá enfrentarse a una salida sin acuerdo de la Unión Europea, escenario para el cual ya ha comenzado a prepararse.

La relación posbrexit entre Latinoamérica y el Reino Unido

La decisión británica de abandonar la Unión Europea despertó en los países de Latinoamérica un sentimiento de incertidumbre como resultado de la necesidad de renegociar los tratados comerciales firmados con el Reino Unido como Estado miembro del bloque comunitario. No obstante, ese sentimiento ha comenzado a desvanecerse conforme el Reino Unido ha manifestado que el brexit ofrece una oportunidad para renovar los lazos comerciales con los países de la región, ya que al no tener que responder a las demandas de Bruselas, podrá firmar nuevos tratados de libre comercio que se adecúen a los intereses y necesidades de ambas partes.

Si bien el intercambio comercial con la Unión Europea es primordial para la mayoría de los países latinoamericanos, el porcentaje del comercio que se hace directamente con el Reino Unido es reducido. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, el comercio con la Unión Europea ha sido equilibrado desde 2000, año a partir del cual y hasta 2014, el comercio de bienes entre ambas partes logró triplicarse, acercándose a los 265 000 millones de dólares. Por su parte, el comercio entre Latinoamérica y el Reino Unido en 2015 fue cercano a los 18 000 millones de dólares. Los dos mercados más grandes de la región, Brasil y México, concentran más de la mitad del comercio con el Reino Unido; no obstante, tales intercambios representan únicamente el 1.5% del comercio total brasileño y el 0.5% del mexicano.

Tras el brexit, el gobierno británico deberá demostrar que su salida del bloque europeo realmente conducirá a nuevas oportunidades de mercado para el país, por lo que buscará resultados tangibles en las negociaciones comerciales con los países latinoamericanos, situación que debe ser aprovechada al máximo por los gobiernos de dichos Estados. Ante la urgencia del Reino Unido de replantear sus relaciones comerciales con decenas de países, distintos analistas consideran que los países en Latinoamérica podrían acceder a ciertas ventajas inusuales durante las negociaciones correspondientes, así como beneficiarse en los sectores agrícola, de energía, minería e infraestructura. También se espera que los empresarios británicos incrementen su inversión en la región, escenario que se vislumbra complicado debido a que la libra esterlina ha perdido valor desde el anuncio del brexit, disminuyendo el poder adquisitivo de los británicos.

México como socio clave del Reino Unido tras el brexit

En 2016, el Reino Unido fue el quinto socio comercial de México entre los Estados miembros de la Unión Europea, alcanzando los 5360 millones de dólares en intercambio comercial. El gobierno británico ha adelantado que, después de que tenga lugar su salida de la Unión Europea, espera profundizar su relación con México por medio de su política de apertura comercial. El Secretario de Estado de Comercio Internacional del Reino Unido, Liam Fox, manifestó desde 2017 el interés de su país de dar continuidad a la relación que ya existe entre ambos países, así como de construir vínculos estratégicos que vayan más allá del intercambio de mercancías y que contribuyan a la estabilidad política de los dos Estados. De acuerdo con Fox, existe potencial para colaborar con México en los sectores de petróleo y energía, así como en servicios financieros, educación, salud e industria de alimentos y bebidas. Asimismo, señaló que existen áreas de complementariedad en los ámbitos de manufactura, transporte, servicios empresariales y energía renovable. Por su parte, el gobierno mexicano ha indicado que el país será un socio fuerte para el Reino Unido cuando efectúe su salida de la Unión Europea.

Tanto México como el Reino Unido han analizado las distintas opciones que existen para fortalecer y ampliar sus relaciones económicas y de cooperación una vez que el brexit se concrete. En julio de 2017, ambos gobiernos acordaron lanzar un grupo informal de trabajo cuyo principal objetivo consiste en discutir las alternativas para profundizar los vínculos de comercio e inversión entre las dos partes, considerando que los países en cuestión no son competidores sino complementarios. De igual manera, convinieron impulsar un programa de capacitación e intercambio de especialistas entre las entidades gubernamentales responsables del comercio exterior. Por otra parte, en octubre de 2017, ambos Estados anunciaron un programa de inversión británica en México por un valor de 79 millones de dólares, mismo que fue impulsado a fin de abrir el mercado mexicano a las empresas británicas en materia de ciudades futuras, energía y servicios financieros. El apoyo brindado a México para construir mercados estables y bien regulados, así como para reducir sus barreras comerciales, contribuye a la creación de mayores oportunidades para las empresas británicas, de forma que ambos países se han beneficiado por los acuerdos bilaterales alcanzados.

Fortalecer los lazos comerciales con el Reino Unido también ha sido una prioridad para el gobierno mexicano, que tiene entre sus principales objetivos de política exterior, diversificar a sus socios comerciales y ampliar sus oportunidades de inversión ante el creciente proteccionismo estadounidense. El interés mutuo de fortalecer las relaciones entre México y el Reino Unido tras el brexit ha disminuido la incertidumbre presente entre los empresarios de ambos países. En octubre de 2018, el entonces Embajador del Reino Unido en México, Duncan Taylor, afirmó que la salida de su país de la Unión Europea no afectaría la relación con México y que, por el contrario, la relación bilateral continuará creciendo ya que se buscará seguir trabajando con el nuevo gobierno mexicano, con el que, de acuerdo con la Embajada británica en México, se pretende concretar proyectos en materia de educación, servicios financieros, cambio climático, Estado de derecho y energía.

En este sentido, el 7 de enero de 2019, la Embajadora del Reino Unido en México, Corin Robertson, quien presentó sus cartas credenciales al entonces presidente Enrique Peña Nieto el 30 de octubre de 2018, aseguró que tras el brexit y después de establecer los términos de sus relaciones con la Unión Europea, el Reino Unido buscará negociar un tratado de libre comercio “robusto y ambicioso” con México y aprovechar cada una de las oportunidades que ofrece el país como socio estratégico en Latinoamérica. Por otra parte, la embajadora Robertson anunció que el Reino Unido invertirá cerca de 5000 millones de pesos en fondos de programas para los siguientes 4 años con el propósito de promover el desarrollo socioeconómico, combatir la corrupción y reducir la pobreza y la desigualdad en México.

La negociación de un tratado de libre comercio con el Reino Unido permitirá a México encontrar nuevas áreas de oportunidad comercial y de inversión con dicho país que contribuyan a su consolidación como líder regional y que complementen lo acordado en la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México. Sin embargo, la consolidación por parte del Reino Unido de una relación comercial más profunda tanto con México como con el resto de los países latinoamericanos dependerá directamente de los términos en los que se produzca su salida de la Unión Europea y de los efectos que ésta tenga en la propia economía británica. Por su parte, el bloque comunitario también deberá ordenar temas de su agenda interna debido a la pérdida que representa la salida del Reino Unido, con la cual pierde 18% de su PIB, 11 300 millones de euros de su presupuesto y 13% de habitantes, situación que además afecta las negociaciones comerciales que la Unión Europea mantiene con países de todo el mundo, incluidas las iniciadas desde hace poco más de 18 años con el Mercado Común del Sur.

ANNA REGINA SEVILLA DOMÍNGUEZ es licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es investigadora en el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de la República y miembro asociado del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi). Sígala en Twitter en @Regina_SevillaD.

Tags:, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…