La comunidad de seguridad en América del Norte

1 abril, 2012 • Reseñas • Vistas: 821

avatarDefault Mariana Esquivel

.

La comunidad de seguridad en América del Norte: una perspectiva comparada con la Unión Europea, Alejandro Chanona, México, Miguel Ángel Porrúa, 2010, 139 pp., MX$160.00.

La seguridad se ha caracterizado por ser un tema prioritario en la disciplina de las Relaciones Internacionales. Conforme las sociedades han evolucionado, los Estados se han visto obligados a redefinir tanto sus estrategias de combate a las amenazas existentes y a identificar los nuevos retos emergentes. La globalización ha provocado que varios de estos nuevos desafíos pasen de ser exclusivos de un país a convertirse en amenazas comunes para un número importante de Estados. Desde esta óptica, la cooperación interestatal se convierte en un elemento vital del nuevo enfoque de seguridad. El libro La comunidad de seguridad en América del Norte: una perspectiva comparada con la Unión Europea desarrolla ampliamente los intentos por combatir las amenazas transnacionales a través de bloques regionales. Mediante un enfoque constructivista, el autor compara los avances que han logrado en materia de seguridad la Unión Europea y Norteamérica. Mientras que en la Unión Europea el andamiaje institucional desarrollado a lo largo del proceso de integración ha permitido alcanzar objetivos comunes y ampliar el concepto de seguridad tradicional por el de un enfoque más extenso (abarcando amenazas no tradicionales), Norteamérica ha emprendido un camino distinto. Si bien, en lo que respecta a esta última región, la perspectiva inicial puede ser bastante negativa — debido a la asimetría de poder en la relación con Estados Unidos— las amenazas compartidas con México y Canadá han propiciado nuevos mecanismos de cooperación y diálogo.

El libro de Alejandro Chanona reconoce el parteaguas que han significado los ataques terroristas, ocurridos tanto en Estados Unidos como en Madrid y Londres, en la consolidación de las comunidades de seguridad. En el caso de la Unión Europea, dichos ataques fungieron como un factor de cohesión ante la renuencia de algunos miembros sobre el enfoque de la política de seguridad común y fortalecieron la cooperación en esta materia. Por su parte, el 11-S fue el acontecimiento que dio origen a la comunidad de seguridad integrada por Canadá, Estados Unidos y México. Esto explica, en parte, por qué la Unión Europea —respecto de una comunidad de seguridad— se encuentra en proceso de alcanzar la madurez, mientras que Norteamérica continúa en la etapa naciente del proceso. Del mismo modo, el libro reconoce en las instituciones intergubernamentales europeas el vehículo que ha servido para estrechar los lazos de cooperación entre los países miembros en materia de seguridad. Por su parte, institucionalizar la cooperación en seguridad ha sido un proceso paulatino en el caso de los países norteamericanos. Sin embargo, la adopción de un enfoque de seguridad multidimensional —como el de la Unión Europea— puede resultar en una mayor inclusión de intereses y objetivos que atañen a los tres países norteamericanos. Tanto en el caso europeo como en el americano, las predicciones de cooperación y mayor institucionalización resultan positivas. A través de este trabajo, el autor permite conocer tanto la génesis como el desarrollo y los resultados de las comunidades de seguridad.

Esta publicación constituye una herramienta básica para entender y analizar las nuevas estrategias de seguridad que van más allá del enfoque tradicional del Estado-nación, y para comprender la cooperación interestatal como la nueva y más eficiente respuesta a las amenazas transnacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…