El Pacto Mundial para la Migración

8 agosto, 2018 • Asuntos globales, Opinión • Vistas: 1562

Parteaguas de gobernanza global

ONU

Juan José Gómez Camacho

6 de agosto de 2018

De la sección Opiniones Oportunas del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

El 13 de julio de 2018, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) presenció un hito en su historia multilateral al acordar el texto del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (PMM). Se trata un instrumento innovador negociado por los Estados miembros de la ONU que promueve gobernanza global de la migración mediante un marco cooperativo, englobando todas las dimensiones del fenómeno, y que tuve el privilegio de cofacilitar con mi homólogo de Suiza. De todos los temas globales, eran notorias tanto la ausencia como la imperante necesidad de un marco cooperativo internacional para la migración. El PMM representa un paso decisivo hacia entendimientos y propósitos comunes, reconociendo que la migración ha sido y seguirá siendo una realidad estructural de la experiencia humana, y que ésta debe ser ―como lo dice su título― segura, ordenada y regular.

No se puede entender la migración desde un punto de vista exclusivamente de derechos humanos, desarrollo o gestión. La experiencia individual de la persona migrante es multifacética y compleja. Hoy contamos a 258 millones de migrantes en el mundo, representando 3.4% de la población mundial. Sin embargo, ese 3.4% genera casi 9% de la riqueza económica del planeta, aproximadamente $6.7 trillones de dólares anuales. Detrás de los encabezados de la prensa hay millones de personas que están aportando al desarrollo. En ciudades como Nueva York, el 45% de la fuerza laboral son migrantes; y en países como Emiratos Árabes Unidos, la cifra puede ascender hasta aproximadamente el 80%.

Si bien, ninguna migración es monocausal, la enorme mayoría de los migrantes salen de sus países de origen para aprovechar oportunidades de trabajo digno. De ahí que el Pacto impone responsabilidades compartidas como principio, ya que ninguna persona debería verse obligada a abandonar su país por una serie de factores adversos. Los países deben cooperar para que los movimientos transfronterizos no sean forzados, sino voluntarios, bien informados y consensuales.

El Pacto Mundial para la Migración impone responsabilidades compartidas como principio, ya que ninguna persona debería verse obligada a abandonar su país por una serie de factores adversos.

El Pacto Mundial es fruto de dos años de consultas y negociaciones intensivas, resultando en 23 objetivos que presentan compromisos y políticas públicas muy puntuales y cubren la experiencia migratoria desde antes de salir del país de origen hasta el retorno y la reintegración del migrante. El marco cooperativo cubre desde los aspectos más fundamentales, como los derechos humanos y el combate a la trata de personas, hasta temas innovadores como la portabilidad de beneficios adquiridos, mejoras al reclutamiento internacional, la reducción del costo de envío de remesas y la flexibilidad de regímenes de visado. Al asentar una narrativa basada en datos y realidades, es evidente que dejaron de existir países que exclusivamente de origen, tránsito, destino o retorno. Todos experimentan estas fases de la migración en mayor o menor medida.

Ahora es momento de asumir la responsabilidad compartida que proponemos en el Pacto Mundial hacia estos agentes potenciadores del desarrollo. La fortaleza del texto recae en el compromiso político colectivo hacia la cooperación como norma, no excepción. El Pacto es una herramienta que da coherencia a la migración, sentando las bases para racionalizar la movilidad laboral e invitándonos a ser consistentes en el trato que damos y el que exigimos para nuestros connacionales. Estoy absolutamente convencido de que podemos trabajar progresivamente para mejorar la experiencia migratoria a favor de los países, sus poblaciones y los migrantes. Cosechemos este fruto del multilateralismo con la sabiduría de que todos ganamos con una gobernanza global en materia migratoria.

Les invito a consultar el texto.

JUAN JOSÉ GÓMEZ CAMACHO es Representante Permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas y Cofacilitador del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Sígalo en Twitter en @JJGomezCamacho.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…