¿Una nueva tragedia griega?

9 julio, 2015 • Entrevistas, Europa, Portada, Regiones • Vistas: 2301

Entrevista FAL a Panayotopoulos Petros, Embajador de Grecia en México

FAL-Claudia Fernández

FAL / Claudia Fernández

avatarDefault Gerardo R. Valenzuela y Sergio E. López-Araiza

Julio 2015

Frente a las nuevas exigencias de sus deudores, el gobierno griego convocó a su población a votar en un referéndum si debía acatar estas nuevas medidas. Tras darse a conocer la aplastante victoria de la no aceptación de las propuestas, con más del 60% de la votación, los políticos y analistas comenzaron a descifrar qué le depararía a Grecia y a la Unión Europea. Por este motivo, el equipo editorial de Foreign Affairs Latinoamérica se reunió con Panayotopoulos Petros, Embajador de Grecia en México, para dialogar sobre los retos que representa el problema de impago por el que atraviesa su país, así como los resultados y repercusiones del referéndum celebrado el domingo 5 de julio.

Foreign Affairs Latinoamérica – ¿Cómo podemos entender el referéndum del domingo 5 de julio y su resultado?

Emb. Panayotopoulos Petros – Los griegos han votado un “no” dentro de las nieblas, sin saber exactamente lo que significa. El problema es que, por la vía periodística o por intereses particulares, el “no” y el “sí” se transformaron para la sociedad griega en un “no a Europa” o “sí a Europa”. Dentro del debate había algo falso, porque Grecia, con su tradición democrática, con su pertenencia geográfica, política y hasta espiritual, no podría salir de Europa a causa de los resultados de un referéndum.

Los lazos de Grecia con Europa se remontan a la mitología. Hay que recordar que Europa fue raptada por Júpiter, cuyo hermano Cadmo, en su búsqueda fundó Tebas, mi ciudad natal. Por este motivo todos los tebanos y todos los griegos, tienen un parentesco con Europa que no pueden dejar de lado. Además, para Europa, Grecia no ha dejado de ser parte de una gran familia porque de ella obtuvo principios, valores y todo el marco de su civilización y de su cultura. En cada casa tenemos una abuela que pueda hacer dos o tres locuras, pero no las dejamos en la calle porque no dejan de ser un miembro de la familia.

Por estos motivos el “no” nunca significó que íbamos a salir de Europa, eso fue una mala interpretación para una situación bastante delicada. Debemos recordar que el pueblo griego desde hace 6 años se siente oprimido por la política manufacturada por los tecnócratas, que olvida lo que hay más allá de los números: la existencia y la convivencia pacífica de los pueblos dentro de una Europa que tiene como bandera la solidaridad. Como acreedor no me puedes decir “me pagas o estas afuera”, sería tan difícil como negarle dinero a un pobre que lo necesita.

En Grecia, algunos aseguraban que la formación de Europa trajo consigo al enemigo a casa. Esta era una idea falsa porque Europa nunca fue el conquistador de Grecia; al contrario, es la región a la que Grecia pertenece y en la que se tejen relaciones para el beneficio de las dos partes. Es verdad que el sur de Europa no es igual que el norte, pero eso no es error de los sureños sino de las políticas de los norteños. Las políticas de austeridad del norte, particularmente las de Alemania, eran insostenibles y costaron mucho a Grecia, al grado de crearle la imagen de un país pobre y sin desarrollo que hacía poco para ayudarla económicamente.

Es cierto, en la política griega había corrupción y gente que no era fiable, pero se hacían esfuerzos por cambiar las cosas. En ese sentido, el 25 de enero de 2015 se otorgó un voto de confianza a un partido que parecía completamente distinto de los demás. Sin embargo, la no aceptación de un gobierno de izquierda ha hecho más dura la postura de los deudores, lo cual es un error. Pero, por otro lado, la arrogante creencia de la izquierda de que puede cambiar a toda Europa,  es el error de nuestro lado.

222 entrevista grecia FOTO 02 (FAL-Claudia Fernández)

FAL / Claudia Fernández

Pese a los errores de las dos partes, considero que es cuestión de justicia. Si la economía y la política no tienen tantos lazos para poder trazar y planear las cosas, tendremos problemas. En ese sentido, la concepción de una Europa alemana ha provocado muchas reacciones, pero no hay que olvidar que en dos ocasiones, durante el siglo XX, el germanismo dio los peores ejemplos. De manera personal, creo que un nuevo episodio sería excesivo. Ahora no tienen armas, pero tienen dinero. Alguien tiene que hacer algo para que Alemania baje esta presión que ejerce sobre los demás. Aunque es un hecho que deseamos una Alemania europea, no podemos aceptar una Europa alemana.

FAL – ¿Cómo afecta el “no” a la relación de Grecia con la Unión Europea? Hablamos de esta presión por parte de Alemania, pero ¿qué pasa con el resto de los países de la unión?

PP – Muchos países están bajo la influencia económica alemana y hacen lo que el señor Wolfgang Schäuble o la canciller Angela Merkel quieren, lo cual también es un error.  Sin duda, Alemania tiene una tendencia a mandar sobre los demás, pero será un asunto que tendrán que explicar los historiadores del futuro.

Previo a la llegada al poder de Syriza, el Ministro de Asuntos Exteriores, Nikos Kotzias, abordó este tema en su libro Grecia, una colonia endeudada. El Imperio europeo bajo la hegemonía de Alemania, en el que habla de manera explícita sobre la creación de los imperios y considera que Europa es un nuevo imperio que tiene a la cabeza a Alemania. Además, explica la trayectoria alemana con diferentes imperios, con la creación de grandes industrias y después, políticamente, con los káiseres. En Grecia lo vivimos con Siemens, que ha comprado conciencias y posturas de políticos griegos con la entrega de mucho dinero. Pese a que los mismos alemanes han admitido que Siemens se ha pasado de la raya, lo cierto es que jamás ha enfrentado a la justicia griega.

Es tan crítica la situación actual que algunos la califican como la nueva tragedia griega. Pero si utilizamos definiciones de la mitología griega, tenemos que aceptar que cada tragedia necesita su catarsis, una solución benévola para todos. Lo cierto es que la catarsis todavía no llega a Grecia.

FAL – En ese sentido, ¿qué debe hacer el gobierno griego, tanto en términos de política interna como desde la diplomacia, para generar esta catarsis?

PP – El gobierno necesita una mano muy fuerte sobre la mesa, y eso es Alexis Tsipras. No se trata de un acto de arrogancia en el poder, sino de exigir y negociar. Es sentarse a la mesa y que cada quien exponga su postura y muestre flexibilidad. Sin embargo, es verdad que el pueblo griego no podría aceptar muchas condiciones, pero está abierto al diálogo.

La realidad es que las reglas de los acreedores son muy estrechas. Hasta ahora tenemos una fecha límite, el 20 de julio, para pagarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) una cantidad enorme de dinero que no existe. Sin duda, lo que necesita Grecia es liquidez, como si se tratara de la deshidratación de ser vivo: el agua que Grecia necesita para recobrar la salud, es el dinero que no puede producir.

FAL – El resultado del referéndum se ha interpretado como una muestra de descontento del pueblo griego a las medidas impuestas por sus acreedores. Sin embargo, el desempleo sigue siendo alto —25% general y 50% entre la población menor de 30 años— y la deuda es considerada inmanejable por el FMI —180% del PIB y la segunda más grande del mundo—. ¿Es este el fin del sufrimiento griego?

PP – El pueblo habló y dijo: “dame la posibilidad de respirar un poco, de seguir existiendo contigo. Estoy dispuesto, como dice mi tradición, mi historia, mi personalidad, mi dignidad, a respetar tus reglas”. Pero no nos permiten estar a la altura de nuestra dignidad, porque el “no” también se negaba a que rompieran nuestra dignidad.

 

222 entrevista grecia FOTO 03 (FAL-Claudia Fernández)

FAL / Claudia Fernández

Ahora, el problema de cada político es que afrontar esta situación es muy difícil y sabemos que obtener un acuerdo nuevo será muy complicado. El reto es para los acreedores que tienen que asumir un pequeño compromiso para ayudar a Grecia a tener la liquidez y poner a funcionar su mercado. No olvidemos que la mayoría de los números de la deuda son falsos. La verdad es que del dinero que Grecia recibe, solo el 12% se destina a su desarrollo y el resto se usa para pagar los impuestos al capital.

Por otro lado, no hay dentro de Europa ningún mecanismo jurídico que permita la salida de un Estado. Resulta paradójico que la Unión Europea pueda decidir a qué miembros acepta pero no contemple posibles salidas. Sin embargo, lo cierto es que yo creo en el federalismo europeo. Son los nacionalistas los que no lo quieren porque creen que vamos a perder la identidad, el idioma y la cultura. Esto no es verdad, prueba de ello son Estados federales como México, Estados Unidos y Alemania misma que no han perdido sus tradiciones y sus cualidades históricas.

La civilización política exige que sacrifiquemos una parte de nuestra soberanía para depositarla en un centro que hoy es Bruselas. Quien decide convivir con otro hace sacrificios en su propia libertad; de igual forma, un Estado que se une a una federación sacrifica un poco de su soberanía para convivir. Nuestros compatriotas han visto como integrados a la Unión Europea vivimos con mayor seguridad ante la atmosfera hostil que existe alrededor de cada uno de los Estados que la componen.

Lo lamentable es que la gente vive esta situación con gran dificultad. Por ejemplo, mi hija, después de graduarse de la universidad, se dio cuenta que no había trabajo. Cuando logró encontrar un empleo, le dijeron que era con la condición de que no sería pagado. Por fuera, el pueblo griego muestra una imagen festiva, pero por dentro, viven con mucho dolor. La psicología del griego de hoy es bastante compleja porque se encuentra a la espera de un futuro que no vislumbra.

El pueblo está sufriendo mucho desde el punto de vista económico, político y social. Hasta ahora, se ha comportado de forma civilizada al no hacer una revolución, aun cuando, históricamente, todas las condiciones están dadas para ello. En ese sentido, Europa necesita hacer un esfuerzo para no castigar a las regiones más pobres.

FAL – En todo este contexto, ¿qué papel puede jugar Latinoamérica para ayudar a Grecia a salir de esta situación?

PP – Después de los resultados del referéndum, los primeros que han alzado la voz para mostrar su apoyo al pueblo griego han sido los líderes de los países de América Latina. El Primer Ministro recibió algunas palabras de apoyo de los presidentes Raúl Castro, Nicolás Maduro y Daniel Ortega. De hecho, desde antes de ser electo, el actual gobierno griego tenía muy buenas relaciones con algunos países latinoamericanos, debido a los viajes de Tsripas a la región como líder del partido de oposición. Incluso, el Ministro de Asuntos Exteriores se prepara para realizar una gira por la región, una vez que se estabilice la situación.

Sin duda, se trata de cierta empatía con el gobierno de Grecia. América Latina ha vivido esta opresión por años, por lo que entiende qué significa para un pueblo luchar por su dignidad. Latinoamérica tiene este sentimentalismo dentro de la política que puede acercar Estados y pueblos que están sufriendo, porque ha sufrido mucho.

222 entrevista grecia FOTO 04 (FAL-Claudia Fernández)

FAL / Claudia Fernández

GERARDO R. VALENZUELA y SERGIO E. LÓPEZ-ARAIZA son Subdirector Editorial y Editor Web de Foreign Affairs Latinoamérica respectivamente. Sígalos en Twitter en @ForeignAffairsL y @selopab. Esta entrevista ha sido editada y resumida para ajustarse al formato de publicación.

Tags:, , ,

2 Responses to ¿Una nueva tragedia griega?

  1. Javier Aguilar Frías dice:

    Excelente opinión del embajador de Grecia.

  2. suscriptor193 dice:

    Me quedo con la última pregunta de FAL, pero, fundamentalmente, con la respuesta del Sr. Embajador de Grecia, respecto del papel que Latinoamérica puede jugar en la difícil situación griega. Que las primeras muestras de apoyo hayan surgido -de palabra, ¡claro!- de Castro, Maduro y Ortega, no deja de evidenciar el fondo de la crisis: visión de mundo; uno puede seguir una borrachera mientras sean otros los que paguen el vino y las muchachas y sentirse parte del grupo, la cruda, la padecemos en solitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…