¿Por qué ganó Dilma?

27 octubre, 2014 • Artículos, Latinoamérica, Portada • Vistas: 2945

El impacto electoral de los programas sociales en Brasil

avatarDefault Rodrigo Morales Castillo

Octubre 2014

La elección presidencial en Brasil de 2014 se ha decidido por el margen más estrecho de las ultimas 2 décadas de competencia, entre el Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). En consecuencia, a partir de hoy Brasil —un país polarizado— comienza un proceso de cicatrización poselectoral.

En este periodo, el PT se ha anotado cuatro triunfos mientras que el PSDB solamente dos. En las elecciones de 1994 y de 1998, en ambas ocasiones en primera vuelta, Fernando Henrique Cardoso superó a Luiz Inácio Lula da Silva con una diferencia de 27.2% y 21.4%, respectivamente. En su cuarto intento por alcanzar la presidencia, Lula superó a José Serra por 22.6% en 2002. A pesar del escândalo do mensalão, en 2006 Lula consiguió reelegirse al imponerse a Geraldo Alckmin por 23.7%. A su vez, en 2010, José Serra perdió por una diferencia de 12.1% frente a Dilma Rousseff. De tal forma, el triunfo de Rousseff sobre Aécio Neves —por una diferencia de 3.3%— inclinó la balanza hacia el lado del PT, instaurándolo al menos por 16 años consecutivos en la presidencia.

Si se consideran los escándalos de corrupción, las masivas protestas sociales de junio de 2013 y la caída en el desempeño de la economía brasileña —que hoy se encuentra en recesión técnica—, ¿qué podría explicar la victoria del PT en estas últimas elecciones?

Una variable explicativa se encuentra en la transformación de la geografía política de Brasil en los últimos 20 años, lo que ayudó a consolidar la supremacía del PT. Como se muestra en la gráfica 1, durante este periodo el PT ha mejorado su desempeño electoral en todo el país, sobre todo en el noreste y norte de Brasil donde ha incrementado su caudal de votos en 2.5 veces (pasó de 28.2% a 70.8%) y en 2.34 veces (pasó de 22.3% a 52.3%), correspondientemente.

Aunado a esto, en las diez elecciones presidenciales que ha enfrentado en este tiempo (contando primeras y segundas vueltas) tiene un promedio de 47.2% de los votos a nivel nacional: 55.5% en el noreste, 46.1% en el norte, 45.3% en el sureste, 42% en el sur y 40.3% en el centro-oeste. Por su parte, el PSDB promedia 40.7% de los votos a nivel nacional, 32.9% en el noreste, 41.7% en el norte, 41.4% en el sureste, 47.3% en el sur y 47.4% en el centro-oeste. Así, los tucanos, como se les conoce a los simpatizantes del PSDB, solamente han tenido un mejor desempeño electoral que los petistas en el sur y sureste del país.

FUENTE: Elaboración propia con base en http://www1.folha.uol.com.br/infograficos/2014/10/117411-20-anos-de-disputas-presidenciais.shtml

FUENTE: Elaboración propia con base en http://www1.folha.uol.com.br/infograficos/2014/10/117411-20-anos-de-disputas-presidenciais.shtml

La expansión de programas sociales por parte de los gobiernos petistas en el noreste y norte brasileño es un elemento que puede explicar el alto porcentaje de votación del PT en estas regiones, históricamente las más marginadas del país sudamericano. En particular, el programa de transferencia condicionada Bolsa Família llega a 13.9 millones de familias —aproximadamente un cuarto de la población total—. Esto mejoró la calidad de vida de millones de brasileños, pero también la votación del PT en los estados con mayor porcentaje de familias beneficiadas por el programa.

Una prueba de significancia estadística entre el voto obtenido por Rousseff en la segunda vuelta y el porcentaje de familias ayudadas por el programa Bolsa Família (en cada estado) señala una asociación estadísticamente significativa, a un nivel de confianza de 95% entre las dos variables. La correlación es de 0.7869 con un P-valor de 0.000.

Además, como puede observarse en la gráfica 2, una regresión simple muestra que a mayor porcentaje de familias beneficiadas por el programa Bolsa Família mayor es el voto por el PT, lo que implica una relación positiva entre las variables. Por el contrario, el voto de Aécio Neves cae en los estados con mayor porcentaje de familias favorecidas por el programa. Como se observa, los estados con mayor porcentaje de familias beneficiadas por Bolsa Família son los estados del noreste y norte de Brasil, donde se incrementa la votación de Dilma Rousseff (con excepción de los estados de Acre, Rondonia y Roraima, donde se impuso el PSDB).

FUENTE: Elaboración propia con base en datos del Ministério do Desenvolvimento Social e Combate à Fome y el Tribunal Superior Eleitoral.

FUENTE: Elaboración propia con base en datos del Ministério do Desenvolvimento Social e Combate à Fome y el Tribunal Superior Eleitoral.

Es cierto que es insostenible atribuir a una sola variable el comportamiento del voto de los ciudadanos, pues hay un conjunto de variables que también influyen en la decisión de una persona. Por ejemplo, el grado de exposición a los medios de comunicación, los valores y creencias de las personas que pueden ser cercanos o no a los de los candidatos o, incluso, los mecanismos heurísticos con los que se trata la información. En el caso de Brasil, una variable también importante fue el papel del expresidente Lula en la campaña.

Aquí solamente se sugiere un elemento de análisis que fue central durante toda la campaña. El gobierno trasmitió continuamente un mensaje: de perder las elecciones presidenciales, se acabarían los programas sociales como Bolsa Família. En cierta medida, la narrativa petista de un gobierno cercano al “pueblo”, que ve por los desfavorecidos, tuvo éxito, ya que —de acuerdo con la encuesta de Datafolha del 21 de octubre de 2014— un 56% identificaba a Aécio Neves como el candidato de los ricos y un 57% a Dilma Rousseff como la candidata que vería por los pobres.

RODRIGO MORALES CASTILLO es profesor e investigador asociado de la División de Estudios Internacionales en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Actualmente, es Secretario Ejecutivo e Investigador del Proyecto Las Américas y el Mundo. Sígalo en Twitter en @rodrigomoralesc y @americasymundo.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…