Neutralidad, la consigna de Panamá

6 abril, 2015 • Artículos, Latinoamérica, Norteamérica, Portada, Regiones • Vistas: 2511

¿Cómo llega el país anfitrión a la Cumbre de las Américas?

panamericanworld.com

panamericanworld.com

avatarDefault María Fernández Rehberger

Abril 2015 

Panamá quiere mostrar con la VII Cumbre de las Américas que volverá en todos los sentidos (menos en el económico) al status quo que existía previo a la llegada al poder del expresidente Ricardo Martinelli (de 2009 a 2014) del partido liberal Cambio Democrático. El actual mandatario, Juan Carlos Varela, del Partido Panameñista (de derecha), alza el banderín de los “valores democráticos”, idea con la que intenta espantar a los fantasmas de la corrupción local y, según analistas, en cierto modo proyectar de nuevo al país como una “bisagra del consenso” regional.

En ese sentido se enmarca la insistencia de Panamá en que, después de 52 años, Cuba participase en la reunión, aún con Estados Unidos presente y más con el deshielo de las relaciones del 17 de diciembre de 2014, tras medio siglo de hostilidades, lo que puso fin a los últimos vestigios de la Guerra Fría en el continente. “En la cumbre cumpliremos el sueño de una región unida”, celebra Varela, quien también fue Vicepresidente y Ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Martinelli.

En la ciudad de Panamá, la capital del país que más crece y el quinto más desigual en Latinoamérica, los expertos plantean que Venezuela se convertirá en el foco de la discordia por sus nuevos roces con Estados Unidos, cuyo gobierno declaró una situación de emergencia nacional ante el “riesgo extraordinario” que supone el país sudamericano. “Si bien ha habido un gran silencio de la mayoría de los mandatarios respecto a Venezuela, la situación va a generar ruido y mucha expectativa”, indica el internacionalista Orlando Goncalves, a quien no le extraña que Estados Unidos haga “lobbying bajo el agua” y se divida la Cumbre en dos bloques: por un lado, los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), proclives a Venezuela, y por el otro, el resto de los países latinoamericanos.

EFE

EFE

Eloy Alfaro, Exembajador de Panamá ante la Casa Blanca, señala que la decisión de Barack Obama fue premeditada para recordar que la relación con La Habana, ante el esperado encuentro con Raúl Castro, no ensombrecerá la presencia de la potencia estadounidense en otros temas hemisféricos. No obstante, Cuba no permitirá que Venezuela, su gran aliado, impida la reconciliación histórica con Estados Unidos. El presidente Nicolás Maduro ya no está en condiciones de continuar subsidiando la economía cubana con la entrega de cien mil barriles de petróleo al día. Y esto, en su fuero interno, lo tiene claro la isla caribeña, tras las calamidades que sufrió después de la caída de la Unión Soviética en 1991. “Cuba se manifestará de la boca para afuera, pero para adentro tiene claro que si quiere sobrevivir, debe arreglar sus diferencias con Estados Unidos”, sostiene Goncalves.

La controversia con Venezuela podría aguar la fiesta en cuanto a la promesa de una región unida, pero no hará la Cumbre menos exitosa, sino más polémica, menciona Sabrina Bacal, politóloga y conductora del programa Radar en TVN. “Panamá va a ganar muchísimo con esta cumbre porque reforzará su liderazgo como un país interlocutor entre diferentes grupos ideológicos de la región.”

Una postura parecida comparte Alfaro, para quien Panamá, al ser el país anfitrión, gana relevancia confirmando su neutralidad. Además, asegura que propicia la solución de conflictos mediante el consenso y el diálogo, virtudes que le adjudicaron la plena soberanía y la recuperación de la administración del Canal.

El papel de mediador del país centroamericano, con sus poco más de 100 años de vida, también entró en juego en 2014 con Venezuela. Inicialmente, Arturo Vallarino, Exembajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), cedió su silla a la diputada opositora María Corina Machado para que denunciase la represión y la violencia en las protestas antigubernamentales, que dejaron un saldo de 43 muertos en 2014.

EFE

EFE

La reacción de Maduro fue tildar de “lacayo” de Estados Unidos al expresidente Martinelli y romper relaciones comerciales y diplomáticas con el istmo. Sin embargo, en julio de ese mismo año, un mes después del cambio de gobierno, los dos países restablecieron sus lazos. Varela recalcó que no cedería en su posición de defensa de los derechos humanos, la libertad de expresión y la paz social. “La solidaridad de Panamá refuerza su tradición de país neutral”, resalta Alfaro.

Más allá de la discusión sobre la neutralidad, la celebración de la Cumbre en Panamá, a la que, presumiblemente, asistirán los 35 jefes de Estado del continente, pondrá de relieve la lucha que adelanta el gobierno de Varela al flagelo de la corrupción. Bacal duda que internamente la reunión de 2 días vaya a opacar los múltiples y escandalosos casos que la justicia panameña investiga. De hecho, insiste, la lectura sería a la inversa: “en Panamá hay estándares de corrupción, pero las instituciones de justicia están funcionando”.

En las últimas semanas, el Expresidente de la Corte Suprema fue condenado a 5 años de prisión por enriquecimiento ilícito, mismo delito por el que se acusó también al Exministro de Desarrollo Social, ambos nombrados por Martinelli, quien de hecho, se encuentra fuera del país por miedo a su detención. Al parecer, durante sus 5 años de gestión, se perdieron más de 5000 millones de dólares por robo, malversación de fondos y sobrecostos.

De cualquier forma, exponer su cruzada contra el robo al Estado y su perfil de mediador hemisférico le costará al Hub de las Américas unos15 millones de dólares. Aunque es una cifra muy alta, para algunos funcionarios representa mucho más. En ese sentido, la vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo asegura: “no lo veo como un gasto, sino como una inversión”.

MARÍA FERNÁNDEZ REHBERGER es licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, en España. Estudió un posgrado de Periodismo y Producción Televisiva en Toronto. Ahora trabaja como responsable y editora de la sección internacional del periódico La Estrella de Panamá. Sígala en Twitter en @meryrehbe, o contáctela en el correo electrónico meryrehbe@gmail.com.

Tags:, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…