México, del MIKTA al G-20

25 agosto, 2014 • Asuntos globales, Entrevistas, Latinoamérica, Portada, Regiones • Vistas: 2894

Entrevista FAL a Carlos de Icaza, Subsecretario de Relaciones Exteriores de México.

avatarDefault Juan Ernesto Trejo y Elías Camhaji

Agosto 2014

La Subsecretaría de Relaciones Exteriores de la Cancillería mexicana ha sido de las más activas en lo que va de la presente administración. Entre otros temas, son los encargados de realizar la adecuada ejecución de la política exterior para zonas como África, Asia-Pacífico, Europa y el Medio Oriente. En cuanto a temas particulares, su agenda incluye la nueva relación incipiente con China, la apertura de nuevas embajadas en el Medio Oriente y África, y la participación mexicana en foros como MIKTA y el G-20, entre otros.

Foreign Affairs Latinoamérica se reunió con el subsecretario Carlos de Icaza para dialogar acerca de la agenda mexicana en el MIKTA y el G-20. Sígalo en Twitter en @CarlosdeIcaza.

En cuanto a MIKTA, ¿cuál es la importancia para México de asociarse con algunos países que podrían parecer tan distintos y distantes en muchos aspectos?

Es importante señalar que MIKTA es un espacio de diálogo, concertación y aproximación entre países que comparten muchas similitudes. México es un país sui géneris. Es un país emergente con frontera a la principal potencia económica, militar y política del mundo, pero también es un país de pertenencias múltiples: al Pacífico, al Golfo, es latinoamericano y además se encuentra regionalmente en Norteamérica, y tienen una asociación privilegiada con esta. Asimismo, como decía Octavio Paz, México tiene una gran identidad cultural y está muy orgulloso de su pasado. Y también es un país que tiene perspectiva en el futuro, es un Estado que está buscando su espacio. Nosotros tenemos espacios que podríamos denominar propios, que tienen que ver con nuestra realidad geográfica, política, histórica y cultural. Además, somos de los países que más tratados de libre comercio tienen en el mundo. Estamos en el G-20 y, de acuerdo con algunos datos, somos la economía 14 del mundo. Y dentro de este mundo cambiante, el espacio MIKTA surge en el marco de los acrónimos de los fondos de inversión, como BRICS, EAGLE u otros, no está en un contexto aislado. Dentro del siglo XXI y con el proceso de globalización, en el mundo hay una reconfiguración del sistema de alianzas.

Por ello, México está buscando volverse un actor global responsable y relevante. México está en el G-20, y dentro de este está el G-7, o la Unión Europea que habla con una sola voz. MIKTA se trata de países que tienen un peso económico similar —aunque con ciertas variantes— y que están con políticas públicas enmarcadas en procesos de reformas estructurales, de cambios importantes, y buscando nuevos espacios de diálogo y actuación.

Para mí, MIKTA tiene tres ángulos: el primero el hecho de que cada uno de los países MIKTA somos economías democráticas y emergentes del G-20 a favor del libre comercio que participan en el proceso de globalización. Segundo, cada una de ellas tiene su propia voz y peso regional en distintos puntos de la Tierra. Estas naciones como conjunto tienen temas y preocupaciones similares sobre los retos de la agenda de la gobernanza económica mundial o de otros temas como cambio climático y energía. Tercero, somos países que quizás no hemos desarrollado entre nosotros suficientes vínculos económicos de oportunidades de inversión como podríamos tener en función de nuestros tamaños, pero en el marco del G-20 o de Naciones Unidas, podemos compartir ideas e intercambiar opiniones, y podemos aprovechar ese foro para construir mayores vínculos multilaterales. México ha mostrado su interés con visitas presidenciales a Turquía e Indonesia (previo a la cumbre de APEC). De igual forma, el Presidente se reunió con la Presidenta de Corea del Sur y este año asistirá al G-20 en Australia. Por su parte, los Ministros de Relaciones Exteriores han tenido dos reuniones, una en Nueva York, el año pasado, y la última este año, aquí en México, y tendrán otra próximamente en Nueva York.

Como potencias medias y países bisagra, ¿qué aportaciones funcionales puede ofrecer el grupo al nuevo orden mundial?

Como grupo, MIKTA no busca expresar posiciones comunes sobre algún tema, es antes que nada un diálogo en el que los actores intercambian opiniones sobre los grandes temas de la agenda y eventualmente podría ser que los puntos de acuerdo generen acciones más concretas. Hoy, MIKTA no tiene una agenda fija ni una posición específica sobre ciertos temas, lo que tiene son coincidencias y estas se usan para aprovechar un diálogo más sistemático, pero no se está planteando realizar en el marco de las Naciones Unidas o del G-20 posiciones comunes ni ninguna contribución específica.

145 méxico-icaza FOTO 02 (Sergio López Araiza)

Sin embargo, sí puede darse el caso de que gracias a estos puntos de encuentro y similitudes de opiniones emitan un posicionamiento acerca de algún tema de la agenda internacional, como el comunicado que emitieron respecto al vuelo MH17 de Malaysia Airlines…

Por supuesto, porque somos países democráticos y con vocación pacifista que compartimos valores, preocupados por los temas de paz y seguridad. Una de las cosas más importantes en el mundo contemporáneo es asegurar el libre tránsito en el espacio aéreo para los aviones de pasajeros. Evidentemente, el suceso nos inquietó como al resto de la humanidad y lo que pidió MIKTA fue la investigación a fondo de lo que pasó en otros foros y expresar nuestro rechazo a actos que puedan poner en peligro la seguridad de los vuelos internacionales.

Y en aras de la paz y la seguridad que comparten, ¿podría darse el caso de ver alguna declaración acerca de otros temas como lo que pasa en Gaza, por ejemplo?

MIKTA es un espacio de diálogo y de discusión, que no necesariamente va a tener derivados en pronunciamientos públicos. Es un espacio informal de reflexión que busca acentuar las coincidencias, pero no necesariamente esto significa que nos vamos a convertir en un mecanismo u organismo, o que nos vamos a tener que estar pronunciando ante los distintos temas. De repente y cuando sea adecuado, va a suceder, tal y como aconteció en el caso de expresar una preocupación por lo que está sucediendo en Corea del Norte o con lo que ocurrió con el avión de Malaysia Airlines.

Con el tema de los acrónimos de grupos de países es casi inevitable pensar en la comparación, ¿es posible que MIKTA siga algún día los pasos de los BRICS? ¿Podríamos ver la fundación de un banco de desarrollo de MIKTA, por ejemplo?

No creo que MIKTA siga los pasos de nadie. Los BRICS tienen su esquema y MIKTA tiene su propio espacio. México es un país abierto al mundo que gusta insertarse dentro del marco de los proceso de globalización y en la discusión de los grandes temas internacionales. Tenemos relaciones muy importantes con los miembros de los BRICS, no estamos compitiendo con ellos. Para el G-20, MIKTA no busca impulsar un posicionamiento en conjunto ni es un subgrupo del G-20. De la misma forma, no se puede adelantar nada. MIKTA está empezando el diálogo y la convergencia y no hay una hoja de ruta ni agenda que diga que haya tales o cuáles derivados. Por el momento no estamos pensando en esto.

Dentro del G-20 y usted como sherpa mexicano, ¿cuáles serán los temas que México pondrá sobre la mesa en Brisbane?

EL G-20 tiene dos canales: el financiero para los ministerios de finanzas y el canal de los sherpas. La responsabilidad de estos últimos es reunirse y juntar los materiales, las negociaciones y las consultas que permiten elaborar la declaración final de la cumbre, así como los distintos documentos y componentes que formarán parte de este resultado final. En el canal financiero, esto lo realizan otras instancias: los Ministros y Viceministros de Finanzas. En el caso de los sherpas, nosotros vemos la “película completa” y tenemos nuestros propios temas que nos ocupan, interesan o queremos impulsar.

Este año en Brisbane, la presidencia australiana ha tomado ciertas decisiones que nosotros apoyamos. Por ejemplo, buscar que esta cumbre sea capaz de enfocarse de forma concisa hacia los grandes temas de la gobernanza económica, financiera y de desarrollo global. El tema central es la preocupación de cómo impulsar un mayor crecimiento que genere empleos a lo largo de la economía mundial y que responda a las preocupaciones, no solo de las veinte economías más poderosas, sino también del resto de la humanidad. Ya hay una luz de lo que se propone y es que los ministros de finanzas se han comprometido a hacer lo posible para que cada una de sus economías tenga un crecimiento de por lo menos 2% más allá de los propios planes nacionales para los próximos 5 años.

145 méxico-icaza FOTO 03 (Sergio López Araiza)

El gobierno actual de México busca darle continuidad a lo que sucedió en la cumbre del G-20 en Los Cabos en 2012. El grupo del G-20 pasó de ser solo un mecanismo de ministros de finanzas a ser una cumbre que diera respuesta a la crisis económica global de los años anteriores. El gran objetivo es consolidar la recuperación económica mundial, crear políticas públicas que incentiven un mayor crecimiento y sobre todo que haya estrategias integrales para conseguirlo. Que tomen en cuenta los distintos componentes: empleo, comercio, energía, combate a la corrupción.

Las reformas estructurales de nuestro país no tienen precedente en la historia, sobre todo la energética que abrirá un gran mercado de oportunidades. Justamente, todos los componentes de este cambio en México se discutirán en el G-20. Asimismo, nos interesa ver los aspectos sociales como la seguridad alimentaria o la lucha contra la pobreza. Esto es importante, porque así como el G-20 incorpora a casi el 90% de la economía mundial, también es cierto que aquí se concentra el 60% de la pobreza en el mundo.

Respecto al tema energético, que es uno de los principales temas de la agenda de Brisbane, ¿cuáles serán los principales puntos de la agenda mexicana en este sector específicamente ahora que se impulsa un nuevo sistema posterior a la reforma?

México va a ser anfitrión de una reunión de un grupo de trabajo del G-20 que se va a enfocar en energía sustentable y esto ocurrirá en noviembre próximo. Se discutirá acerca del mercado de gas, la volatilidad de los precios, el fortalecimiento de la transparencia y todo el componente de la gobernanza energética mundial. Sin duda, México, a partir de la reforma constitucional y la legislación secundaria puesta en práctica, tiene una gran oportunidad para revisar estos temas.

Finalmente, México tuvo un gran posicionamiento internacional por su lucha contra el cambio climático (la COP 16) y sabemos que el tema del medio ambiente ya no estará formalmente en la agenda del G-20 de Brisbane. ¿Cuál es la posición mexicana al respecto?

Bueno, sí va a estar. Somos uno de los países que estamos impulsando que se discuta este tema también en el G-20, ya que en el grupo se encuentran los principales emisores y las principales potencias económicas. Si bien la discusión del G-20 busca respetar los espacios que existen en los foros multilaterales para discutir la agenda global y sus temas más específicos (como la COP en Lima de diciembre próximo),  esto no excluye que en el G-20 también se discutan estos temas. México es uno de los países que ha propugnado para que los temas de cambio climático estén presentes. El tema sí va a estar, porque hay varios países que queremos que se discuta.

Juan Ernesto Trejo es Asesor de la Comisión de Organismos Internacionales del Senado mexicano. Sígalo en Twitter en @JuanErnestoTG. Elías Camhaji es Productor Editorial de Foreign Affairs Latinoamérica. Sígalo en Twitter en @eliascamhaji.

* Fotografías por Sergio López-Araiza

Tags:, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…