La política exterior de México en las campañas electorales a la presidencia de 2018

8 mayo, 2018 • Artículos, Portada • Vistas: 12838

INE

Rafael Velázquez Flores

Mayo 2018

Una colaboración de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales

México se encuentra en un proceso electoral de suma importancia. El actual proceso electoral es inédito por el alto grado de competencia y por el número de puestos que se disputan —alrededor de 3200—, particularmente el de Presidente de la República. En este marco, un tema que es necesario debatir es el de la política exterior. El asunto es relevante por dos razones. En primer lugar, el vínculo con el exterior es, al mismo tiempo, un instrumento para impulsar el desarrollo social, político y económico de cualquier Estado. En segundo término, cada que se renueva la presidencia del país se abren posibilidades de analizar los posibles cambios y continuidades al respecto.

En este contexto, el objetivo de este ensayo es comparar y analizar las propuestas en materia de política exterior de los cinco candidatos presidenciales y plantear los posibles cambios y continuidades para el siguiente gobierno. Las principales fuentes serán las plataformas de las tres coaliciones y las dos candidaturas independientes. El artículo parte de dos premisas. La primera es que la política exterior no es un asunto prioritario en las campañas electorales. La segunda es que hay más coincidencias que diferencias en las plataformas políticas de los candidatos sobre el tema y eso hace posible que haya mayor consenso y continuidad hacia el futuro.

Política exterior: ¿una prioridad en las campañas?

A pesar de que el tema es de suma importancia, la política exterior no ha sido una prioridad para los candidatos a la presidencia durante su campaña. Esto se debe a varias razones. En primer lugar, los cinco postulantes están más interesados en, ya sea mantener la ventaja en las encuestas, o en remontar los posibles resultados. En efecto, Andrés Manuel López Obrador está más preocupado en conservar el primer lugar, mientras que Ricardo Anaya y José Antonio Meade buscan alcanzarlo y rebasarlo. Esta situación provoca que la política exterior se mantenga en un segundo término.

En segundo lugar, la campaña prácticamente se convirtió en un foro de ataques y contraataques personales y, por lo tanto, los candidatos han perdido la esencia de un proceso electoral, que es presentar propuestas para ganar simpatías. Además, los medios de comunicación no ayudan a tener un nivel serio de debate puesto que los noticieros y los periódicos están más interesados en cubrir los ataques y los escándalos. Ante ello, la opinión pública tiene poco acceso a las propuestas de política pública. Por lo tanto, hay menos interés y conocimiento en los temas internacionales.

En tercer lugar, en las primeras semanas los cinco candidatos no han hecho declaraciones sobre los temas clave de la agenda internacional. Por lo menos, los medios de comunicación no han registrado menciones por parte de los aspirantes sobre el conflicto en Siria, las amenazas de Corea del Norte, el brexit, la situación en Venezuela, entre otros temas importantes. Los candidatos solamente han hecho algunas declaraciones en torno al muro de Donald Trump y su política migratoria, así como a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Sin embargo, estos temas han pasado prácticamente a la agenda de la política interna de México por su cercanía con la opinión pública y los electores no los asocian con la política exterior.

Finalmente, los temas más destacados en la campaña han sido la corrupción, la seguridad y la pobreza. Por esa razón, la política exterior no aparece como un asunto destacado en sus posicionamientos y discursos. Solamente cuando estos temas tocan y se relacionan con lo internacional entonces los candidatos les dan importancia y los mencionan. En resumen, la política exterior no ha sido una prioridad para los cinco candidatos en las primeras semanas de campaña.

Análisis comparativo de las propuestas de política exterior

En las plataformas políticas, las cinco propuestas en materia de política exterior tienen grandes coincidencias. Todas enfatizan una política exterior de Estado que responda al interés nacional; que esté basada en los principios tradicionales consagrados en la Constitución; que apoye el desarrollo interno de México; que tenga como eje la cooperación internacional para el desarrollo y que enfatice la protección a los migrantes que viven en el extranjero, especialmente en Estados Unidos.

Muchos objetivos planteados por las cinco plataformas coinciden ampliamente, entre ellos está lograr la diversificación las relaciones comerciales de México; mantener relaciones amistosas con Estados Unidos, Latinoamérica, Europa, Asia y las otras regiones geográficas; buscar un liderazgo efectivo en América Latina y Centroamérica; reforzar las relaciones con África y el Medio Oriente; proteger el medio ambiente y enfrentar los retos del cambio climático; impulsar el respeto a los derechos humanos en la esfera internacional; participar activamente en las principales organizaciones mundiales, entre otros objetivos.

Lo interesante es que en ninguna plataforma hay una crítica aguda a la política exterior del actual gobierno. Tampoco hay contradicciones significativas en el tema por parte de los cinco candidatos. Estos rasgos reflejan cierto grado de consenso entre las principales fuerzas políticas del país en esta materia. También hay propuestas interesantes y novedosas. Por ejemplo, las candidaturas independientes proponen una diplomacia pública activa y las plataformas de la coalición Todos por México (Partido Revolucionario Institucional, Partido Verde Ecologista de México y Nueva Alianza) junto con la de Margarita Zavala plantean desarrollar el concepto de “poder blando” de México para mejorar su imagen en el exterior y alcanzar mayores objetivos. También la coalición Por México al Frente (Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano) propone la creación de un Consejo Consultivo Ciudadano para involucrar a la sociedad civil en las decisiones. La propuesta es muy importante. Sin embargo, no es la primera vez que se realiza y ningún gobierno ha cumplido con el compromiso. Otras sugerencias novedosas e importantes son: crear un sistema de planeación de la política exterior; ampliar las facultades del Senado en la materia; impulsar el cabildeo en el Congreso estadounidense y empoderar a los migrantes mexicanos en Estados Unidos para que puedan influir en el sistema político; destinar mayores recursos económicos para las embajadas, entre otras.

También es importante mencionar que hay ausencias en las plataformas. Por ejemplo, solamente el documento de Zavala menciona el caso de Venezuela. Las otras cuatro no hacen propuestas de lo que México debe hacer frente a la crisis de ese país. Otra ausencia importante en las plataformas es el muro que pretende construir Trump. Solamente la candidatura de Zavala lo menciona explícitamente. Asimismo, cuatro plataformas no parten de un diagnóstico de la situación internacional. Solamente la plataforma de Jaime Rodríguez El Bronco lo hace. Toda propuesta de política pública debe partir de un diagnóstico de la situación tanto interna como externa para el caso de la política exterior.

La diferencia sustantiva que hay en las plataformas es que cuatro de ellas plantean una política exterior proactiva y protagónica; mientras que la propuesta de la coalición Juntos Haremos Historia (Movimiento Regeneración Nacional, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social) es que México desarrolle relaciones internacionales “no protagónicas” y “prudentes”. Efectivamente es mejor para México proyectar una política exterior sensata; pero es necesario desarrollar una actividad intensa en el plano mundial. La función principal de toda política exterior es encontrar, en el ambiente internacional, aquellos elementos que ayuden a satisfacer necesidades internas. Por lo tanto, en un mundo altamente globalizado y crecientemente interdependiente es necesario que los Estados mantengan una constante actividad en el exterior. El aislacionismo representa costos para cualquier país.

Cuadro 1: Propuestas de política exterior de los cinco candidatos presidenciales

Fuente: Elaboración propia a partir de las plataformas políticas de los candidatos.

Como se observa en el cuadro 1, los cinco candidatos coinciden ampliamente en los temas de la agenda y las prioridades hacia las regiones geográficas. Las diferencias son mínimas y es muy probable que los cinco estén de acuerdo en la mayoría de las propuestas. Este rasgo muestra que es muy probable que la política exterior del próximo gobierno goce de alto grado de consenso.

Conclusiones

A partir de lo expuesto, es poco probable que haya cambios extremos en materia de política exterior en el siguiente gobierno. Es predecible que existan consensos importantes y básicamente continuidad en los temas generales. Por ejemplo, es muy difícil cancelar el libre comercio porque este instrumento se ha convertido en palanca del crecimiento económico del país. México continuará con una política basada en los principios tradicionales; que promueva el interés nacional; que impulse la cooperación; que sea participativa en las organizaciones internacionales y que defienda los derechos de los mexicanos en el exterior. Con Trump en la presidencia de Estados Unidos, cualquiera de los cinco mantendrá una posición defensiva y de dignidad nacional frente a los temas de la agenda bilateral. Cualquiera que gane, tiene poco margen de maniobra para hacer una política exterior muy distinta a la vigente. Es claro que el ganador en la elección imprimirá su estilo personal y basará sus decisiones de acuerdo a sus percepciones y preferencias. Si la opción de izquierda gana, es previsible un discurso más nacionalista; pero en los hechos será muy difícil hacer un cambio de timón importante. Si triunfa la alternativa oficialista, habrá mayor continuidad con respecto al sexenio que está terminando. Si gana la propuesta panista-perredista, el discurso se basará en un cambio de régimen. Es decir, la retórica puede variar, pero la esencia de la política exterior no se modificará sustantivamente.

RAFAEL VELÁZQUEZ FLORES es profesor investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Fue Presidente de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales (AMEI) de 2015 a 2017. Sígalo en Twitter en @Ravelflo.

Tags:, , ,

3 Responses to La política exterior de México en las campañas electorales a la presidencia de 2018

  1. Josefina Espinoza de la Rosa dice:

    Es muy claro, q de los candidatos no se preocupen por los exterior x q las votaciones son en México xy sin los mexicanos a quién le interesa lo q sucede en México, q bueno que ven ustedes para q conozcamos más para saber q país hay interes en México.

  2. Josefina Espinoza de la Rosa dice:

    También a nosotros nos sirve para tener claro x quién votar, saber quién tiene mejores conocimientos ya q representará al bello México!

  3. Pablo Perez dice:

    Veo dos objetivos, son dos ensayos?
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…