Futbol en Latinoamérica: Panamá y Costa Rica

1 junio, 2018 • Artículos, Asuntos globales, Latinoamérica, Regiones • Vistas: 620

  Andrés Leal Gutiérrez 

Junio 2018

Panamá

A diferencia de la mayoría de los países latinoamericanos, en Panamá el deporte más practicado es el béisbol. Naturalmente, esto es herencia estadounidense del siglo XIX cuando Panamá aún formaba parte de Colombia. Hasta el siglo XX, el futbol en Panamá era un deporte secundario.

Pero, a pesar de ser un deporte poco practicado, a lo largo del siglo XX fueron surgiendo jugadores destacados a nivel internacional y que en su momento participaron con la selección nacional para intentar clasificar al Mundial. Después de veinte intentos, la selección panameña lo logró por primera vez en su historia y tienen una cita en Rusia 2018. Este momento es histórico no solo por su ocurrencia, sino por su dramatismo.

La histórica clasificación de Panamá se logró gracias a una mezcla de talento y justicia poética. Justicia poética porque el primer gol de Panamá fue un gol fantasma que el arbitraje marcó a su favor y que puso a la selección canalera en posición para aspirar al tercer lugar de la liga, necesario para clasificar. Se contemplaba que Panamá iba a tener que eliminarse con otro potencial tercer lugar, punto máximo que habían alcanzado. Virtualmente toda la población de Panamá sintió emoción al escuchar la noticia de la inesperada derrota de Estados Unidos, equipo que jugaba a la par que Panamá y que fue responsable de su eliminación para la Copa del Mundo de Brasil 2014. Es decir, con la derrota de Estados Unidos, la selección panameña puso todo su empeño en anotar otro gol que le aseguraría la clasificación a Rusia y romper la maldición del repechaje.

Y talento porque el equipo invirtió en un programa nutricional metódico, un entrenador experto en llevar debutantes al Mundial y jugadores estudiosos de sus compatriotas que intentaron clasificar en años anteriores. Esta inversión rindió frutos en el momento en que, faltando 3 minutos para el final del partido, Román Torres anotó el gol que aseguró su lugar en el Mundial de Rusia 2018.

Esta mezcla de talento y suerte ha forjado una nueva mitología para los panameños. Las próximas generaciones panameñas crecerán sabiendo sobre el momento de aquel glorioso gol y la celebración eufórica que detonó. Tan eufórica que no se podía restablecer el orden para continuar con el partido y les costó los 3 minutos de reposición de mayor nerviosismo en su historia futbolera.

Fue tal la alegría de los panameños que el presidente Juan Carlos Varela decretó 3 días feriados posteriores al partido para que la gente terminara de festejar. Varios periodistas han llamado a Torres un héroe nacional. Su imagen aparece en carteles publicitarios, en la televisión y en las redes sociales. El alcalde del Distrito de Panamá José Blandón instaló un reloj con la cuenta regresiva para la inauguración del Mundial. El Ministro de Relaciones Exteriores, Luis Miguel Hincapié, mandó activar un programa de consulados móviles en las ciudades en que jugará la selección de Panamá en Rusia.

El equipo ha asumido la responsabilidad como representante de su país, y aún tiene que ponerse a prueba en un plano internacional altamente competitivo. Pero el futbol ha demostrado su mística una vez más al forjar un sentimiento de unión incluso en un país que había puesto a este deporte en un segundo plano.

Costa Rica

Según estudios de opinión realizados por Latinobarómetro en 2017, Costa Rica es un país que muestra elevada confianza en muchos de sus órganos gubernamentales y una elevada satisfacción con la democracia en general. Pero, sobre todo, demuestra alta confianza y satisfacción con sus instituciones electorales y bajos indicios de clientelismo. Esto nos lleva a analizar el voto costarricense a partir de la suposición de que es un voto limpio. Es decir que, relativo a la mayoría de países latinoamericanos, Costa Rica tiene a una sociedad que valora el voto secreto y goza de competencias electorales transparentes y libres.

Sin embargo, al igual que en otros países latinoamericanos como Colombia y México, el proceso electoral en Costa Rica es concurrente con el proceso de clasificación del mundial. No se pretende afirmar que los ánimos mundialistas influyen en los ánimos electorales, pero sí se pretende poner a consideración del lector el hecho de que grandes avances políticos en Costa Rica han ocurrido a la par que el proceso de clasificación al mundial. A continuación, se analizan algunos de ellos.

La elección presidencial llevada a cabo el 1 de febrero de 2018 y su segunda vuelta el 1 de abril de este mismo año, concluyeron con ovaciones por parte de los votantes a los organismos judiciales electorales que, por su eficiencia y certeza, ahora clasifica como uno de los organismos electorales mejor organizados del mundo. En los días posteriores a la victoria de Carlos Alvarado surgieron ávidos grupos en redes sociales que terminaron formando la Coalición Costa Rica. Este grupo resultó innovador en su manejo de publicidad que incentivaba a los jóvenes a “convencer a sus abuelos” y compartirlo en redes sociales. Siguiendo su misión de promover un voto educado, ayudó a cerrar brechas generacionales y a elevar la tasa de participación electoral. Se logró movilizar el voto de múltiples facciones políticas en contra de las propuestas del oponente de Carlos Alvarado, Fabricio Alvarado, quien proponía la salida del país de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La derrota de la corriente antimultilateralista se reafirmó con el anuncio por parte de la Federación Costarricense de Futbol sobre la implementación de un sistema de compensación de emisiones de dióxido de carbono. Junto con la Agencia de Promoción de Inversiones en Costa Rica, la Federación calculó las emisiones que su selección nacional generará durante su participación en el Mundial. Para compensar, ambas organizaciones se comprometieron a invertir en bonos de carbono y proyectos de infraestructura verde para contrarrestar la contaminación que las actividades de su escuadra van a generar.

La selección nacional costarricense tuvo un cómodo pase al Mundial de Rusia 2018. Pero desde una destacada participación en Brasil 2014, muchos aficionados están con la esperanza de un sobresaliente desempeño por parte de su equipo nacional en la próxima Copa del Mundo. No existe forma concreta de comprobar la relación entre estos notables acontecimientos políticos y el incremental desempeño del equipo representativo de su deporte más popular. Pero independiente de si lo deportivo influye en lo electoral, o si lo electoral influye en lo deportivo, o si se rechaza cualquiera de estas dos hipótesis, se espera que Costa Rica destaque no solo por su deporte sino por su lucha contra el tortuguismo político del cual muchos países latinoamericanos sufren y que obstaculiza tanto la cohesión interna como la cooperación internacional.

 

ANDRÉS LEAL GUTIÉRREZ es estudiante de la licenciatura en Relaciones Internacionales en el ITAM y de la licenciatura en Ciencias Políticas en la UNAM. Sígalo en Twitter en @alealgu.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…