France after 2012

24 agosto, 2015 • Reseñas • Vistas: 885

avatarDefault Diego Marroquín Bitar

.

France after 2012, Gabriel Goodliffe y Ricardo Brizzi, Oxford, Berghahn Books, 2015, 228 pp., US$90.00.

Cuando se le preguntó al exprimer ministro británico Harold Macmillan cuál era el mayor desafío para un hombre de Estado, respondió que el contexto histórico era el factor más importante para definir tanto la forma de hacer política, como la línea de acción de los gobiernos. Esta afirmación no ha perdido su validez y puede aplicarse a la Francia de hoy, que se encuentra en un momento crucial. Las transformaciones del último siglo plantean una serie de problemas sociales, políticos y culturales que la identidad nacional francesa deberá enfrentar en un contexto de crisis económica y globalización.

En France after 2012, Gabriel Goodliffe y Ricardo Brizzi se dan a la tarea de contextualizar la victoria electoral de François Hollande en 2012 dentro del marco general de la historia política de la Quinta República —el triunfo marcó el regreso del Partido Socialista a la Presidencia francesa después de competir 18 años por el control del Ejecutivo y del Parlamento—. En este libro se comparan en tres partes los principales cambios y continuidades de las políticas del primer año de Hollande con sus predecesores en el Palacio del Elíseo.

En primer lugar, los autores estudian el contexto histórico de la campaña electoral de 2012 para entender las trasformaciones observadas desde el legado hiperpresidencialista de Nicolas Sarkozy hasta la reinterpretación de Hollande de una presidencia “normal”, que busca distanciarse de los excesos de su predecesor en tiempos de crisis. En segundo término, Goodliffe y Brizzi señalan las principales dificultades que enfrentan los partidos políticos y Hollande en el terreno de la política interna, con los peores niveles de popularidad en la historia de la Quinta República, el nuevo papel de los medios de comunicación en la contienda electoral y los peligros del desarrollo del Frente Nacional de ser un partido antisistema sin una plataforma electoral a ser un verdadero partido de gobierno cuyo cambio de discurso amplió su base electoral. En tercer lugar, se estudia la renovada influencia de los asuntos europeos, los nuevos desafíos de la política exterior francesa y los resultados de la agenda económica durante el primer año del Partido Socialista en la presidencia.

España, Francia, Grecia e Italia pueden ser los países que definan el destino de la unión monetaria y el ritmo de la integración europea. Los autores argumentan que Hollande necesita cambiar su estrategia política y su interpretación del papel de la Presidencia si quiere acabar con las dudas sobre su capacidad de resolver los problemas internos y de definir el papel de Francia en el exterior.

France after 2012 ofrece un excelente punto de partida para entender el desarrollo de la política actual en Francia y los posibles efectos que la presidencia de Hollande tendrá para el estado de la democracia francesa, para la política de la Unión Europea y para el resto del mundo.

Los comentarios no están disponibles.

Cargando…