El (des)equilibrio Trump

6 Marzo, 2017 • Artículos, Norteamérica, Portada • Vistas: 2624

Reuters

 Almendra Ortiz de Zárate Béjar

Marzo 2017

 

Una colaboración de la Facultad de Estudios Globales de la Universidad Anáhuac México

El mandato de Donald Trump como presidente de Estados Unidos ha tenido múltiples implicaciones en diferentes regiones del planeta. Sin duda, su presencia resulta de gran importancia para México y representa enormes retos, difíciles de superar. En el breve periodo de tiempo que lleva en el poder ha generado desequilibrios para Estados Unidos, México y el resto del sistema internacional. Pareciera que la realidad se presenta de manera contraria al slogan utilizado en su campaña Make America great again que logró unir a tantos seguidores. Seguidores que, por cierto, ahora dudan de haber tomado la decisión correcta al momento de la elección.

El desequilibrio de la política interna

La llegada del nuevo presidente a la Casa Blanca fue de las más polémicas y poco concurridas en la historia de Estados Unidos. Después de una elección cerrada y llena de altibajos, el mandatario asumió el poder en medio de un ambiente de descontento e incertidumbre, que se reflejó en las múltiples protestas encabezadas por mujeres y otras minorías que reprobaron el ascenso del polémico personaje desde el momento de su llegada.

Los cambios en la política interna del país se hicieron notar desde el primer día. No solo por sus controversiales tuits —que se han convertido en el medio de comunicación favorito del presidente—, sino a través de las decisiones ejecutivas que emitió desde la primera semana. Entre ellas, el abandono del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, la terminación de Obamacare, la construcción de oleoductos en reservas protegidas y los muchos cambios en las políticas migratorias (como la construcción del muro en la frontera con México), el aumento de elementos en la patrulla fronteriza y el veto migratorio a siete países de mayoría musulmana. Asimismo, eliminó la restricción a personas con enfermedades mentales para la portación de armas y los fondos para las ciudades santuario —como San Francisco, Nueva York, San Diego, Los Ángeles, Seattle, Denver y muchas otras que abiertamente defienden a los migrantes indocumentados—. La elección de los miembros de su gabinete también ha sido controversial, al integrarlo con funcionarios de poca experiencia política, o de ideas ultraconservadoras —como en el caso de la nueva secretaria de educación, Elisabeth Dee Betsy DeVos—.

Lo anterior ha provocado que el breve periodo presidencial del señor Donald Trump se encuentre permanentemente bajo la lupa de la población estadounidense y el resto de la sociedad internacional, que se mantienen expectantes de las nuevas decisiones del presidente. En menos de una semana, Trump logró más de 50% de desaprobación en su país y el debilitamiento del dólar frente a otras divisas, incluido el peso mexicano.

Los tuits del mandatario empiezan a cobrar la factura y dejan de afectar únicamente el orden social. Ahora son las grandes corporaciones las que se manifiestan y señalan su descontento frente a las acciones de Trump, sobre todo en lo que respecta al trato hacia los migrantes, el muro y las relaciones comerciales.

Getty Images

Cada vez son más las empresas que aseguran que el presidente estadounidense ha dejado de representar los valores de libre mercado y libertad que Estados Unidos ha enarbolado como fundamentales desde el momento de su constitución como Estado. Cada día aparece un nuevo comercial, video, tuit o declaración que le hace ganar nuevos enemigos a Trump, sean éstos empresarios, líderes o individuos en general.

¿Nuevo equilibrio internacional?

La victoria de Trump tuvo efectos inmediatos en la arena internacional. En su primer fin de semana, el mandatario decidió bombardear la ciudad de Yakla en Yemen, en contra de miembros de Al Qaeda. No obstante, el ataque cobró la vida de civiles, incluyendo ocho niños, lo que le ganó un gran voto de desaprobación por parte de la comunidad internacional. Asimismo, sus polémicos mensajes han llevado a que gobiernos de diferentes regiones del globo manifiesten posturas contrarias a las de nuevo presidente de Estados Unidos, incluyendo a antiguos aliados como Australia. Además, se ha hecho notar el desacuerdo frente al veto migratorio que anunció en contra de siete países de mayoría musulmana, que deja en claro la existencia de un régimen basado en la discriminación, la xenofobia y el racismo. El nuevo gobierno estadounidense comienza a crear un vacío de poder tanto comercial como político, que Estados como Alemania y China están dispuestos a tomar.

No hay que olvidar que el fin de la Segunda Guerra Mundial dio lugar a un orden internacional más institucionalizado, abierto y competitivo. En menos de un mes, el nuevo gobierno de Estados Unidos está adoptando posturas que rompen con el entramado institucional que se ha construido de manera paulatina por más de 50 años. La postura que se manifiesta ante la Organización de las Naciones Unidas reta la dinámica internacional y desprestigia el principio de buena voluntad sobre el que se funda el derecho internacional. Por otro lado, en el ámbito económico también se vislumbran cambios negativos, que buscan una economía cerrada y poco competitiva. Empero, un viraje hacia el proteccionismo comercial únicamente traerá un desequilibrio en el sistema internacional que generará mayores desigualdades.

Durante años, sobre todo durante el periodo de la Guerra Fría, Estados Unidos se auxilió del poder blando para construir un gran prestigio, que logró la identificación de un liderazgo indiscutible, que le permitió a la superpotencia alcanzar un poder único que le llevó a construir un sistema unipolar durante la última década del siglo XX. Ahora, se cuestiona incluso la salud mental del presidente estadounidense, que se ha dado a la tarea de borrar todo signo de liderazgo y poder (al menos el blando) que con tanto esfuerzo se logró. Definitivamente, el gobierno de Trump está generando un nuevo equilibrio de poder en donde seguramente Estados Unidos se verá desplazado por otros Estados que, además de poder, representen valores comunes a los de la sociedad internacional.

El Universal

 

¿Cómo afecta el nuevo equilibrio a México?

El mes de enero fue particularmente difícil para México: inició con un “gasolinazo”, provocado por el incremento de 20% en los precios de las gasolinas, así como el no tan esperado ascenso de Trump a la presidencia de Estados Unidos, que inauguró la relación bilateral con una orden ejecutiva encaminada a la construcción de un muro fronterizo entre los dos países. Asimismo, continuó desanimando la inversión extranjera en México, a través de amenazas a grandes corporaciones fabricantes de automóviles, con el objetivo de orientar su inversión al país del norte. Todo ello generó una ola de descontento e indignación por parte de la población mexicana (y en algunos casos, estadounidense), que a través de diferentes medios ha mostrado su desaprobación hacia el nuevo gobierno de Estados Unidos. No obstante, lejos del desánimo y el enojo, pareciera que el balance para México no va tan mal como se esperaba.

Después de que se preveía un declive del peso, en el segundo día del mes de febrero, la moneda mexicana logró posicionarse en su mejor momento del año. Los desaires de Trump han servido para acercar a viejos aliados que se habían mantenido a la distancia, como España, que no tardó en manifestar su apoyo para México. China y Japón también han anunciado nuevas inversiones en el país.

Desde hace muchos años quedó de manifiesto que la economía global se compone por las economías nacionales, cada vez más interdependientes y competitivas. Resulta imposible volver al proteccionismo, sin atravesar por grandes descalabros, y pareciera que la población mexicana lo tiene más que claro. No es momento de buscar mejorar la relación con el tradicional socio del norte sino de aprovechar la coyuntura para voltear a otras regiones del planeta y diversificar con mayor ímpetu las relaciones comerciales de México. Después de todo, experiencias como la que el país ha tenido con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte han generado una economía competitiva y de calidad, con la capacidad de exportar productos a los consumidores más exigentes. En este sentido, Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, asegura que la renegociación del acuerdo no necesariamente generará grandes afectaciones para México y que las relaciones entre ambos países pueden continuar a pesar de Trump.

Conclusiones

En pocos meses, Donald Trump ha generado un desequilibrio tal en la política interna estadounidense (así como en la internacional) que ha dado, sin quererlo, la oportunidad a nuevos Estados de llenar el vacío de poder y asumir el liderazgo que el gobierno de Trump va dejando de lado. El nuevo equilibrio que se construye desde Estados Unidos afecta a todos los actores del sistema internacional. Sin embargo, cada uno, desde su trinchera, utiliza nuevas herramientas para asumir el desequilibrio. En esta nueva situación, Estados Unidos resulta el más afectado, con un descontento social generalizado, un fuerte desacuerdo con las grandes corporaciones que sostienen al país y, sobre todo, con una apertura de la caja de Pandora que supuso la victoria de Trump para la sociedad estadounidense. Ha quedado evidenciado que valores xenófobos, racistas y antiinmigrantes siguen presentes en la mitad de la población y que han logrado descomponer el tejido social de tal manera que su recomposición costará mucho tiempo y esfuerzo a las generaciones venideras.

ALMENDRA ORTIZ DE ZÁRATE BÉJAR es licenciada en Relaciones Internacionales y maestra en Administración Pública por la Universidad Anáhuac. Estudió el doctorado en Gestión Estratégica y Políticas de Desarrollo. Es investigadora del Centro Anáhuac de Investigación en Relaciones Internacionales y columnista del Foro Internacional Anáhuac del periódico Excélsior. Sus principales líneas de investigación incluyen estudios sobre teoría de Relaciones Internacionales y América del Norte. Sígala en Twitter en @alortizb.

 

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…