Ecuador: ¿la siguiente crisis de endeudamiento?

24 febrero, 2016 • Artículos, Latinoamérica, Portada • Vistas: 6033

El Comercio

El Comercio

avatarDefaultValeria Moy

Una colaboración de México, ¿cómo vamos?

Febrero 2016

Argentina, Brasil y Venezuela son economías estructuralmente distintas que comparten una característica: han seguido por años políticas populistas con incrementos importantes en el gasto público que empiezan a cobrarles la factura. Se ha escrito y hablado mucho sobre la drástica situación económica que se vive en Venezuela, sobre el descalabro brasileño y sobre el desastre económico que heredó Mauricio Macri, Presidente argentino, de su predecesora, Cristina Fernández. En contraste, la posición económica de Ecuador no es tan grande ni tiene tanto impacto en Latinoamérica como la de los 3 países mencionados, pues es la octava economía de la región. Sin embargo, es importante tenerlo en el radar para no olvidarnos del impacto nocivo que tienen en las economías las políticas de incremento al gasto público irresponsables.

Ecuador adoptó en 2000 la dolarización de su economía. El entonces presidente ecuatoriano Jamil Mahuad tomó esta decisión en un entorno de crisis económica profunda, pues la inflación rondaba el 60% en 1999, año en el que su producción decreció en un 4.74%. En ese mismo año, el sucre se depreció 65% y en tan solo la primera quincena de enero de 2000 se depreció en un 20%. Además, en 1999 Ecuador incumplió en el pago de su deuda. Ante esta compleja situación, la economía ecuatoriana se dolarizó y a partir de marzo de 2000 el dólar norteamericano se volvió la moneda de curso legal. Los ecuatorianos podían cambiar sus sucres en el Banco Central a un tipo de cambio de 25 000 sucres por dólar, lo que disminuyó sus reservas internacionales. Al dolarizarse, Ecuador cedió su política monetaria: no solo abandonó su propia moneda, sino que el Banco Central del Ecuador perdió su función de prestamista de última instancia, función que probablemente le sería útil en los momentos que actualmente atraviesa.

Rafael Correa es el presidente ecuatoriano desde 2007,  por lo que suma ya 9 años en el poder. Esto resulta impresionante tomando en cuenta que ninguno de sus 3 predecesores logró concluir su mandato. Además, antes de 2015, la Constitución ecuatoriana permitía una sola reelección. Sin embargo, en diciembre de ese mismo año se aprobaron reformas constitucionales para permitir la reelección indefinida de todos los funcionarios electos a través del voto popular, incluyendo al presidente. A pesar de contar con niveles de popularidad relativamente altos, Correa anunció, también en diciembre, que no se presentaría para las elecciones presidenciales de 2017.

De enero a agosto de 2015 Ecuador había emitido deuda externa por 1.5 miles de millones de dólares, teniendo aproximadamente 4.6 miles de millones de dólares en sus reservas internacionales. Además, en diciembre de ese mismo año pagó 650 millones de dólares para liquidar deuda extranjera. Hizo grandes anuncios al respecto para tratar de limpiar la imagen que se tiene de Ecuador de que suele incumplir los pagos de su deuda: la primera ocasión en la que incumplió fue en 1832 y a partir de entonces ha incumplido en 6 ocasiones más. Bajo el mandato del presidente Correa, se incumplió por octava vez esgrimiendo argumentos tales como que la deuda era ilegítima y que los tenedores de bonos —es decir, los mismos que le habían prestado — eran unos verdaderos monstruos. “Sabemos bien contra quienes nos enfrentamos, contra verdaderos monstruos que no dubitaron para tratar de aplastar al país” señaló Correa al anunciar la moratoria.

En aquel momento, los precios del petróleo eran altos. Cuesta trabajo aprender que después de los años de vacas gordas, llegarán los años de vacas flacas y, en lugar de prever para esos momentos, se prefiere gastar mas, incluso endeudándose. En esa ocasión, Ecuador escogió no pagar 3.2 miles de millones de dólares de deuda externa. Es decir, tenía los recursos pero prefiero no hacerlo, con lo que sentó un precedente negativo que lo mantiene fuera de los mercados financieros internacionales. En su momento, algunos analistas financieros como Paul McNamara señalaron que Ecuador ha sido el único país de Latinoamérica que pudiendo hacer un pago de deuda eligió no hacerlo. En este sentido, hacer un pago como el que hicieron en diciembre no les quitaría el estigma de incumplidos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PIB de Ecuador habrá decrecido en un 0.6% durante 2015 y pronostica un pequeño crecimiento de 0.1% para 2016. Con estas cifras, será la tercera economía latinoamericana con peor desempeño después de Venezuela y de Brasil. El motor de crecimiento de la economía ecuatoriana ha sido desde hace unos años la inversión. Sin embargo, se trata de inversión pública, que no está sujeta a los estándares de rentabilidad que tendría el sector privado para llevar a cabo proyectos de inversión. El gasto público se ha incrementado consistentemente, al igual que el cociente de deuda como proporción del PIB. El gasto público, tanto en gasto corriente como en inversión, se financió principalmente con recursos provenientes del petróleo y con préstamos obtenidos de China. Hace 10 años el gasto del gobierno equivalía al 20% del PIB, hoy rebasa el 40%.

En este contexto, la deuda ecuatoriana también preocupa pues hoy está alrededor del 30% del PIB. Pese a que podría no parecer preocupante dadas las razones de deuda de otros países, preocupa la velocidad en la que está aumentando. En 2009 la deuda representaba el 16% del PIB, ahora es casi el doble. Este año, Ecuador tiene vencimientos de deuda por 6 mil millones de dólares. Todo parece indicar que no tiene los recursos para hacerlo y que podrá incumplir de nuevo. De ser el caso, tendría que recurrir a organismos internacionales, como el FMI en busca de rescates.

moy-ecuador GRAFICA01 moy-ecuador GRAFICA02

Este año sin duda será difícil para Ecuador. El panorama es complicado porque se trata de un país altamente dependiente del petróleo que, en un entorno de precios bajos, empeora enormemente la situación fiscal. En un entorno en el que dólar se aprecia significativamente, la competitividad de Ecuador se deteriora cada día. En este contexto, tener una economía dolarizada le impide tomar decisiones de política monetaria que podrían mitigar la presión mediante un ajuste cambiario.

Ecuador está inmerso en una tormenta perfecta que no viene en su totalidad del exterior. La irresponsabilidad en el gasto y en el manejo de los recursos públicos le están pasando la factura. No es la primera vez que esto sucede en Latinoamérica y probablemente no será la última, pero no deja de sorprender que no se aprendan las lecciones. Dicen que nadie experimenta en cabeza ajena. Todo parece indicar que Ecuador está a punto de experimentar en cabeza propia.

VALERIA MOY es economista por el ITAM y cuenta con un posgrado de la London School of Economics (LSE). Ha trabajado en el sector regulador de México en el área de regulación bancaria y de valores. También en el sector privado como tesorera en Grupo Nacional Provincial. En el ámbito académico ha impartido cursos de Macroeconomía desde 2001 y ha colaborado en diferentes publicaciones como la revista Foreign Affairs Latinoamérica. Actualmente, es Directora del think tank México, ¿cómo vamos? Sígala en Twitter en @ValeriaMoy.

Tags:, , ,

12 Responses to Ecuador: ¿la siguiente crisis de endeudamiento?

  1. Alfredo Romero dice:

    Artículo serio, lamentablemente con un sesgo ideológico que coloca adjetivos en donde solo se deberían presentar cifras con los debidos parámetros de comparación.
    La gran ventaja para los que estamos viviendo la realidad ecuatoriana, estos artículos nos enseñan a “leer entre líneas” y así poder colocar los debidos filtros a los artículos que se refieren a la «realidad» de otros paìses del mundo.
    Todavía falta mucho para que el mundo de la academia y del periodismo sea verdaderamente neutral e informativo.

    • Eddy Duque Bayona dice:

      Querido Alfredo, existen más herramientas en el Sistema que te pueden dar un mejor enfoque de lo mal que la economía esta siendo manejada en el Ecuador, acabas de mencionar la existencia de sesgo Ideológico , pues bien ese es el mal de partidarios que como usted no quiere ni desea ver la realidad actual, saludos

    • Darko dice:

      Excelente comentario, lo comparto al 100%, como lectores nos toca escudriñar puesto que entre linea y línea nos encontramos con ciertas consignas disfrazadas de información

    • El justiciero dice:

      Cállate borrego. Anda y sigue lamiéndole el culo al encantador de borregos. Uds borregos y estupidos son los culpables de la devastación de Ecuador. Ya pronto vos y todos los demás borregos van a estar donde tienen que ir:: la carcel

  2. Luis Mora dice:

    Excelente reseña objetiva de la situación del país, uno más que ha tenido un modelo muy perjudicial para la sociedad. Regímenes como el de Ecuador son el rezago de un pasado obsoleto.

  3. El artículo tiene un sesgo ideológico casi explícito. La renegociación de la deuda ha sido calificada por organismos internacionales y por analistas económicos reconocidos como exitosa, pues hay que tomar en cuenta que no fue una decisión arbitraria, sino que se ejecutó una vez que se llevó a cabo una auditoría dicha deuda. Finalmente, evaluar la economía del Ecuador en el año más complejo, debido a las condiciones externas, no es académicamente válido, ya que la inversión realizada no puede dar frutos en materia económica en un espacio de tiempo tan corto, recién a finales de este año 2016 podremos observar que dicha inversión da réditos, como es el caso de la venta de energía eléctrica a los países hermanos; vgr: Colombia.

  4. Oscar dice:

    Lamentable q se manipulen los datos para tratar de justificar la irrealidad q representa el artículo, por ejemplo, no se menciona que es gracias a la inversión en educación, salud, infraestructura, sectores estratégicos que el país ha mejorado su nivel de productividas, habla de deuda de una manera pasional màs q económica….Artículos como estos no son para nada serios.

  5. Johann dice:

    En hora buena excelente articulo , mas claro imposible, un modelo fracasado, nefasto, parasito, que destruye toda estructura democrática a su paso, que pena no aprender de los desastres ajenos., malos tiempos se avecinan.

  6. Eddy Duque Bayona dice:

    Leo con mucha preocupación , el espejismo que viven actualmente algunas personas de como se esta llevando la Economía ecuatoriana, el objetivo primordial de una deuda con fines productivos es la de dinamizar la economía para volverla más productiva que en términos de bien común para la sociedad se traduce en más y mejores obras no sólo en su estructura (edificios, parques, centros de salud, escuelas,etc), también en intangibles como más trabajo, inclusión de grupos vulnerables a estos, viviendas, etc, lo cual no se ve en el Ecuador, estamos maquillando a la muchacha pero la tenemos muriendo de cáncer internamente , o no Señores?

  7. Laureano Andrade Chávez dice:

    Considero que es un artículo técnico y debidamente sustentado, que presenta una visión clara de la situación económica última y actual del país. Por supuesto que la ideología está vigente en todo tipo de expresión humana.

  8. Veronica dice:

    Creo que hay que leer mejor antes de escribir un articulo, afirmar que “Sin embargo, en diciembre de ese mismo año se aprobaron reformas constitucionales para permitir la reelección indefinida de todos los funcionarios electos a través del voto popular, incluyendo al presidente”, es incorrecto y me lleva a dudar de todo el artículo.

  9. Carlos dice:

    Discúlpenla es del ITAM, y ahí solo les importa la liberta individual, pisoteando la libertad de los demás, se hace pasar por buenos samaritanos, pero termina haciendo más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, por ejemplo esta México, 30 años de pura teoría neo y no a creado crecimiento y si lo hay es mediocre, se preocupan de mucha deuda y claro esta, es de preocuparse, pero teniendo cimiento fuertes y poca dependencia económica con el exterior, ya que si solo eres ensamblador de partes, como es México, no creas nada solo unes, sin que te quedes con algo de valor, simple y llanamente eres parte del proceso productivo, no eres productor como es Japón, EE.UU. o Alemania, otro ejemplo es que dependas de sector financiero, que tan solo con incrementar las tasas de interés atraes inversión extranjera pero de cartera o capital golondrino, que solo busca la ganancia sin hacer algo productivo como son la inversión extranjeras directas, analicen los dos países Ecuador y México, los dos sufre de pobreza, de desigualdad y que los ricos sigan siendo más ricos, gracias a apologistas como los profesionistas como economisistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…