Las rutas de la nueva presidencia

5 junio, 2018 • Artículos, Latinoamérica • Vistas: 616

Las propuestas de los candidatos presidenciales de México

 Jordi Bacaria Colom

El 1 de julio de 2018 se celebrarán elecciones presidenciales en México. Por una serie de factores que se han ido concatenando en el sexenio en curso —como la pérdida de popularidad del presidente Enrique Peña Nieto, la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos y su cuestionamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el aumento de los delitos y la violencia, entre los asuntos más sensibles para la opinión pública—, estas elecciones son importantes no solo para México, sino para toda América, además de que tendrían ramificaciones internacionales por sus posibles efectos. Al cierre de esta edición, hay incertidumbre sobre el resultado. Sea quien sea el próximo Presidente de entre los principales candidatos (por orden alfabético, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade), las políticas del próximo sexenio serán más o menos radicales, pero difícilmente podrán ser continuistas si debe hacerles frente a problemas planteados y a veces pospuestos.

En Foreign Affairs Latinoamérica hemos querido abordar las propuestas de política económica, de política exterior y de seguridad de estos candidatos. Para ello, le presentamos a cada equipo de campaña un cuestionario de cinco preguntas. Respondieron al cuestionario Fernando Rodríguez Doval de la coalición Por México al Frente, conformada por el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano; Graciela Márquez Colín de la coalición Juntos Haremos Historia, compuesta por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), y Vanessa Rubio Márquez de la colación Todos por México, concertada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista de México y Nueva Alianza.

En México, el magro crecimiento de la economía, a pesar de las grandes expectativas del inicio del sexenio en curso, supone una rémora para el desarrollo y para la disminución de la desigualdad y la pobreza. La cancelación del TLCAN es una posibilidad que, si se materializa, convulsionará la política y la economía del país y exigirá un cambio de orientación de la política interna y exterior. Dada la prioridad que México le ha concedido a la integración económica en Norteamérica, si fracasa la renegociación del TLCAN sería necesario revisar la política de alianzas. Pero incluso si prosperara, sería conveniente volver a examinar las prioridades del pasado, adoptando una perspectiva de diversificación y resiliencia. En este mismo sentido, la política de seguridad de México se ha identificado con la política antinarcóticos de Estados Unidos, sin que los resultados hayan sido satisfactorios, dado el aumento alarmante de los delitos, como el homicidio, y de la violencia en general. Las respuestas al cuestionario —en las que se expresan unas políticas previstas para hacer frente a estos retos— revelan las diferencias o las similitudes, la radicalidad o la continuidad reformista e incluso la factibilidad de las propuestas de los candidatos a la presidencia de México.

JORDI BACARIA COLOM es Director de Foreign Affairs Latinoamérica. Sígalo en Twitter en @bacaria_jordi.

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…