Cuban Economic and Social Development: Policy Reforms and Challenges in the 21st Century

1 julio, 2012 • Reseñas • Vistas: 671

avatarDefault Pedro David Llanos

.

Cuban Economic and Social Development: Policy Reforms and Challenges in the 21st Century, Jorge I. Domínguez, Omar Everleny Pérez Villanueva, Mayra Espina Prieto y Lorena Barberia (eds.), Harvard University Press, 2012, 338 pp., US$25.00.

Desde la crisis política y económica de 1990, el Estado socialista cubano no ha sido capaz de recuperar los niveles de bienestar y crecimiento de los que disfrutaba en el período de la Guerra Fría. En ese sentido, la caída de la Unión Soviética, el aislamiento financiero y comercial dirigido por Estados Unidos hacia la isla, la crisis económica de 2008 y los recientes huracanes sufridos por la población de ese país se han combinado para dificultar el desarrollo y el bienestar social e, incluso, perder lo logrado.

Sin embargo, las 2 décadas de estancamiento cubano no son consecuencia única de los factores externos. Cuba presenta internamente retos y problemas socioeconómicos estructurales que ejemplifican el desgaste del modelo económico y político que la rigen. Precisamente, el diagnóstico del libro Cuban Economic and Social Development nos permite conocer estos retos y problemas, además de proporcionar posibles medidas para afrontarlos. Así, el estudio ilustra una economía con un escenario complejo y nada favorable: centralizada, que regula y restringe la oferta y la demanda de los bienes y productos de la isla, además de sufrir una constante inflación. También mantiene un déficit fiscal desde hace 20 años (sin poder financiarse con préstamos internacionales al carecer de credibilidad) y, finalmente, con insuficientes reservas para tomar medidas contracíclicas cuando lo exigen los tiempos.

El libro ofrece un diagnóstico de situaciones insostenibles que deben sufrir algún cambio, reforma o, como diría Raúl Castro, una “actualización” del modelo socialista. En particular, se acentúa la necesidad de rescatar la agricultura, con especial énfasis en la recuperación de la caña de azúcar. Para los autores, es indispensable recuperar la producción anterior, ya que la industria azucarera puede llegar a ser un medio para obtener las divisas extranjeras necesarias a fin de financiar la economía cubana. Por otro lado, en el país existe una dualidad monetaria: la circulación simultánea del peso cubano y el peso convertible, conocido comúnmente por su acrónimo cuc; esta dualidad distorsiona los precios del mercado y dificulta la aplicación de la política monetaria en el país. Cabe mencionar que, paradójicamente, la Cuba socialista sufre una gran inequidad entre su población: en el este, las provincias de la isla están más atrasadas que las demás (sumando a su vez una desigualdad regional), y sólo las personas que laboran en la industria turística han podido mejorar su calidad de vida en los últimos años. Así, la Cuba que pretende proporcionar equidad ha sido víctima de su modelo político-económico y ha registrado una gran movilidad social, pero en sentido descendente.

El libro Cuban Economic and Social Development es un diagnóstico minucioso y preciso que ayudaría al gobierno cubano en la formulación de políticas públicas que, como señala Jorge I. Domínguez, se encuentra al borde del cambio. En ese sentido, el Partido Comunista de ese país podría tomar en cuenta las conclusiones del estudio realizado por la Universidad de Harvard como primeras consideraciones en la “actualización de su modelo”, las cuales, desafortunadamente para los isleños, no estaban en la agenda de trabajo del vi Congreso del Partido Comunista Cubano, que se llevó a cabo en abril de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…