COP-21: última oportunidad

2 diciembre, 2015 • Artículos, Asuntos globales, Galería • Vistas: 1272

  • FAL / Luisa Firenze Raya
    FAL / Luisa Firenze Raya
  • FAL / Luisa Firenze Raya
    FAL / Luisa Firenze Raya
  • FAL / Luisa Firenze Raya
    FAL / Luisa Firenze Raya
  • FAL / Luisa Firenze Raya
    FAL / Luisa Firenze Raya
  • FAL / Luisa Firenze Raya
    FAL / Luisa Firenze Raya
  • FAL / Luisa Firenze Raya
    FAL / Luisa Firenze Raya

Presentación del más reciente número de Foreign Affairs Latinoamérica

avatarDefault Andrea Reed

Diciembre 2015

La realidad medioambiental de México es preocupante; la cuestión del cambio climático es un problema por el que estamos pagando ya sus consecuencias: la desertización del país, los fenómenos meteorológicos extremos, los altos niveles de contaminación, la pérdida acelerada de flora y fauna. En el marco de la Conferencia de las Partes (COP), en su edición 21, que se celebra en París, se presentó en el ITAM nuestro más reciente número, COP-21: última oportunidad. Cuatro ponentes invitados compartieron su perspectiva sobre las problemáticas que se discuten y lo que podemos esperar de esta Cumbre. Los gobiernos de todo el mundo se reunieron para llegar a un acuerdo multilateral y enfrentar la gigantesca crisis climática que nos asecha. Tras décadas de reuniones y negociaciones, en las que hemos visto un estancamiento y poco compromiso efectivo de los participantes, se espera que esta Cumbre sea una oportunidad única para retomar los compromisos y reiterar la falta de acciones contundentes de todas las partes. El encuentro generó debate y, además, se dio desde puntos de vista distintos: las organizaciones no gubernamentales, el gobierno y la academia.

Primero, José María Valenzuela, coordinador de Política Energética de WWF México, platicó sobre el papel fundamental que tiene China y sobre su artículo “China, de la confrontación al liderazgo climático”. Mencionó que, al ser el mayor consumidor de combustibles fósiles y el mayor emisor de dióxido de carbono, China tiene ahora la gran oportunidad para participar en un foro internacional como líder mundial. Se espera que, en la Cumbre, China ponga en la mesa el reto de la reinvención de su economía; en este sentido, Valenzuela dijo que se espera que en los próximos 15 años China incremente su energía de no fósiles en 20%, un valor muy por arriba del promedio mundial.

Por su parte, Soffía Alarcón, Directora de Políticas de Mitigación del Cambio Climático de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) de México, y Beatriz Bugeda, Directora General de Políticas para el Cambio Climático de la misma dependencia, comentaron sobre la importancia de difundir la problemática. Las consecuencias del cambio climático ya están alterando la forma de vivir en el mundo y es necesario conocer qué es lo que se puede hacer individualmente y qué se hace desde los gobiernos. Mencionaron que la temperatura mundial promedio ha aumentado 0.85 grados Celsius, demostrando la urgencia por avanzar en la disminución de los gases de efecto invernadero en el mundo. También, señalaron que, a pesar de que México es uno de los países que menos mitiga a nivel mundial, participará en la Cumbre con una agenda extensa y un compromiso real en la adopción de políticas para reducir sus emisiones de dióxido de carbono. Hasta ahora, compartió Alarcón, 58 países han impulsado legislaciones medioambientales, siendo México uno de los primeros.

Por otro lado, Alejandro Rivera, Director de Gobernanza Medioambiental de la Secretaría de Relaciones Exteriores, habló del papel que tiene México en la Cumbre y de la importancia de su participación en ella. Esta Cumbre reúne a 195 países para combatir el cambio climático y, por la situación medioambiental a nivel mundial, la COP-21 representa una oportunidad invaluable para todos los gobiernos. Rivera ahondó en los avances de la agenda y cómo, por los sucesivos fracasos de cumbres pasadas, existe una creciente presión política para que los países verdaderamente lleguen a esta Cumbre con compromisos realizables. El problema medioambiental es un tema que involucra a todos los países, por lo que hizo hincapié en que los países emergentes, en especial, tendrán un papel fundamental en estas negociaciones.

Finalmente, Mónica Paola Echegoyen, de SEMARNAT, en su papel de moderadora, generó un debate entre los ponentes con una pregunta: ¿El cambio climático es un problema económico, ambiental o geopolítico? Una de las respuestas más interesantes tocó el tema ético del problema. Bugeda insistió, en este sentido, en que el asunto tiene que ver más con un problema ético del que toda la humanidad es parte. Solo con grandes transformaciones culturales, que generarán las económicas, se podrá resolver el problema; así, la cuestión es redefinir percepciones sobre calidad de vida y el bienestar.

Esta es una cumbre muy esperada y llena de expectativas. En lo que los ponentes coincidieron es en que el tema a nivel internacional del cambio climático es, en gran medida, económico y que la solución incluye la participación de todos los países. Esta Cumbre arranca con el compromiso fuerte de los dos países que más emiten gases de efecto invernadero: China y Estados Unidos. Rivera mencionó que, a diferencia de cumbres pasadas, ahora los países llegan con acuerdos ya negociados los meses previos y con un programa propuesto a cumplir. China, dijo, está tomando una posición de líder internacional y en la COP-21 su participación definirá los límites de las responsabilidades que querrá tomar. Ahora el gran interrogante es: ¿Lograremos la meta de emisiones negativas?

Tags:, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…