A cien años del fin de la Gran Guerra

15 noviembre, 2018 • Asuntos globales, Opinión, Opiniones Oportunas • Vistas: 638

Wikimedia Commons

 Fausto Carbajal

15 de noviembre de 2018

De la sección Opiniones Oportunas del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

Londres.- A diferencia de otros años, el clima ha sido bastante noble. Aunque las noches comienzan desde las 5:00 de la tarde, y las mañanas pueden llegar a ser frías, húmedas y airosas ―lo que las hace doblemente frías―, la luz otoñal sigue abriéndose paso durante el día. Pero es innegable: el invierno se siente cada vez más a la vuelta de la esquina.

El domingo 11 de noviembre de 2018 tuvo lugar en el Reino Unido el Remembrance Sunday (el domingo del recuerdo). Un servicio que se lleva a cabo para honrar a las mujeres y los hombres que sirvieron ―y murieron― durante la Primera Guerra Mundial y en conflictos armados posteriores. Como era de esperar, el evento estuvo revestido de un significado especial por el centenario del armisticio de la Gran Guerra; aquella que acabaría con todas las guerras.

El servicio llegó a su momento más solemne a las 11:00 de la mañana, cuando se guardaron 2 minutos de silencio frente al Cenotafio, ubicado sobre la avenida Whitehall, lugar al que difícilmente se llega por la cantidad de gente y vallas. Posterior al silencio, como si se tratase de un acto ecuménico, las campanas de las diferentes iglesias en la ciudad sonaron, incluidas las de la Catedral de San Pablo.

Quizá lo que más me llamó la atención en esta ocasión fue el necesario sentido de historicidad en la gente. Resulta un buen remedio para regular el “presentismo” que tiende a subestimar tanto los precedentes históricos como las señales de fisura en el statu quo actual. La historia no se repite a sí misma, pero con frecuencia rima, decía Mark Twain.

El discurso de Emmanuel Macron no deja de tener peso, aun cuando se trate del mandatario de una Francia geopolíticamente disminuida.

Tras sucumbir a la tentación de entrevistar a algunos veteranos británicos con la única pregunta: “¿qué significa este día para ti, en el contexto del centenario del fin de la Gran Guerra?”, me da la impresión que ―por lo menos― los 700 000 soldados británicos y los ocho millones de caballos que murieron en la Primera Guerra Mundial siguen siendo un recordatorio de lo que un hombre le puede hacer a otro hombre; y de lo que las sociedades se pueden hacer entre ellas cuando se da rienda suelta a las pasiones humanas.

Esta consciencia histórica también se logra percibir en la Europa continental. El discurso de Emmanuel Macron no deja de tener peso, aun cuando se trate del mandatario de una Francia geopolíticamente disminuida. En especial, cuando se pregunta cómo serían percibidas en el futuro aquellas fotos donde aparecen los líderes del mundo que se dieron cita en el Arco del Triunfo el domingo 11 de noviembre de 2018: ¿un símbolo de paz duradera, o el último momento de unidad antes de que el mundo caiga en el desorden? Se trata de una escena que inevitablemente evoca al funeral del rey Eduardo VII, El Pacificador, en mayo de 1910. Aquella reunión de la nobleza europea en el Castillo de Windsor fue la más grande de la que se tuviera registro, y también la última después de que muchas de esas monarquías e imperios lucharan entre sí y sucumbieran como resultado de la Primera Guerra Mundial.

Posiblemente este sentido de historicidad no sea suficiente para revertir una tendencia que se registra desde hace tiempo a nivel mundial. No sabemos qué tan intenso sería este invierno en el reloj de la historia, o qué tan largos vayan a ser, como solía decir Hannah Arendt: “Los tiempos de oscuridad”. Conviene por esta única ocasión ser pesimista, ya sea para corregir el camino o para prepararse y resistirlos.

FAUSTO CARBAJAL es Asociado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi).

Tags:, , ,

2 Responses to A cien años del fin de la Gran Guerra

  1. Judith Serafín García dice:

    Felicidades que bueno que estès como pez en el agua pero no te olvides de los vecinos que te hacen reir.
    Un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando…